Los senderos interiores de los conventos de monjas

Los Senderos Interiores De Los Conventos De Monjas-Free PDF

  • Date:16 Oct 2020
  • Views:0
  • Downloads:0
  • Pages:16
  • Size:387.27 KB

Share Pdf : Los Senderos Interiores De Los Conventos De Monjas

Download and Preview : Los Senderos Interiores De Los Conventos De Monjas


Report CopyRight/DMCA Form For : Los Senderos Interiores De Los Conventos De Monjas


Transcription:

el calor de sus vivencias irrespectivamente de su investigadores Tambi n hay que contar con la p r. ubicaci n geogr fica No me ocupo de figuras tan dida de fuentes por voluntad de las religiosas o por. radiantes como santa Teresa de Jes s y Mar a de simple inercia hist rica 3 Son p rdidas irreparables. Jes s de Agreda o sor Juana In s de la Cruz De que hacen el camino m s dif cil Sin embargo por. estas luminarias se ocupan tantos que no deseo ni el momento seguimos avanzando. puedo arrebatarlas de las manos de sus numeros si Varias rutas historiogr ficas nos llevan de la. mos admiradores Mi deseo es adentrarme en otras mano al mundo espiritual de las religiosas sus bio. celdas menos conocidas para investigar una reali graf as autobiograf as los escritos sobre sus expe. dad interior profunda real que como manantial riencias espirituales y sus cartas y poes as A prime. subterr neo aliment la vida material y espiritual ra vista parecer a que las biograf as son productos. de las religiosas que los habitaron 2 La mayor difi de bi grafos que constru an una figura modelada al. cultad en el rescate de estas interioridades reside gusto de la poca una monja ideal y no necesaria. en acceder a los escritos de las religiosas A pesar mente correspondiente a la verdadera personalidad. de que se han hecho muchos avances en el acce de la religiosa Aunque hay mucho de cierto en esto. so a archivos privados no existen garant as de que tengo en cuenta que los bi grafos utilizaron fuentes. quienes los rigen los abran a un n mero amplio de emanadas de las religiosas y de su comunidad No. estaban construyendo castillos totalmente artificia. 2 Respecto a la escritura conventual femenina v ase Electa Arenal. y Stacie Schlau Untold Sister Hispanic Nuns in Their Own World les En las biograf as encontramos pasajes completos. Albuquerque University of New Mexico Press 1989 Isabelle de car cter autobiogr fico as como escritos espi. Poutrin Le Voile et la Plume Autobiographie et Saintet feminine dans. rituales poes as y cartas que permiten rescatar en. l Espagne moderne Madrid Casa Vel squez 1995 Sonja Herpoel. Un mar de misterios La religiosa espa ola ante la escritura en parte la intimidad de la biografiada Esto es lo que. Iris Zavala coord Breve historia feminista de la literatura espa o encontramos en Carlos de Sig enza y G ngora Pa. la en lengua castellana t IV La literatura escrita por mujer De la. Edad Media al s xviii Barcelona Anthropos 1997 pp 205 224 y. ra so occidental donde inserta la vida de la espa ola. A la zaga de Santa Teresa Autobiograf as por mandato msterdam Marina de la Cruz a cuya inspiraci n y dedicaci n. Rodopi 1999 E Nieves Baranda Cortejo a lo prohibido Lectoras y se debi la fundaci n del primer Carmelo femenino. escritoras en la Espa a moderna Madrid Arcos 2005 Sor Mar a. Victoria Trivi o osc Navidad en las Clarisas Sermones iconogra en Nueva Espa a Para mencionar s lo algunas en. f a y representaciones en Francisco Javier Campos y Fern ndez Espa a las biograf as de las carmelitas madres Ma. de Sevilla coord La Natividad arte religiosidad y tradiciones po. riana Mar a y Margarita Escobar y la madre Maria, pulares Madrid Real Centro Universitario Escorial Mar a Cristina. 2009 Mar a Dolores P rez Baltasar Saber y creaci n literaria los na de San Jos del convento de la Encarnaci n de. claustros femeninos en la edad Moderna Cuadernos de Historia Zaragoza publicadas por fray Roque Alberto Faci en. Moderna n m 20 1998 pp 129 143 Antonio Castillo G mez La. pluma de Dios Mar a de greda y la escritura autorizada Viaspiri 3 V ase por ejemplo una quema de papeles de las religiosas agus. tus n m 6 1999 pp 103 119 Asunci n Lavrin La escritura desde tinas descalzas de Murcia a la que se refiere el padre Luis Ignacio. un mundo oculto espiritualidad y anonimidad en el convento de Zevallos sj Se quemaron en el convento tantos tesoros cuan. San Juan de la Penitencia en Estudios de Historia Novohispana tos papeles hubieron a las manos de un padre espiritual antiguo. M xico unam 2000 vol 22 pp 49 75 La religiosa y su confesor de aquellas religiosas ya difunto en que hab a escrito lo m s. Epistolario de una clarisa mexicana 1801 02 en Archivum Francis singular que en virtudes y excelencias hab a en ellas conocido. canum Historicum 105 2012 pp 455 478 La celda y el siglo epis y experimentado Introducci n que hizo Luis Ignacio Zevallos. tolas conventuales en M Mora a ed Mujer y cultura en la colo sj Pasi n de Cristo comunicada por admirable beneficio a la madre. nia hispanoamericana Pittsburgh Pennsylvania 1996 pp 139 159 Juana de la Encarnaci n religiosa agustina descalza en el convento. Brides of Christ Convnetual life in Colonial Mexico Stanford Stanford de la ciudad de Murcia Valencia Joseph Thomas Luca 1757 s p. University Press 2008 pp 310 349 Jennifer Eich The Other Mexi Isabelle Poutrin op cit pp 153 154 En Nueva Espa a y Espa a. can Muse Sor Maria Anna Agueda de San Ignacio 1695 1756 Nueva tambi n se han perdido muchas posibles fuentes debido a la vo. Orle ns University Press of the South 2004 luntad expresa de las escritoras y a la exclaustraci n del siglo xix. los senderos interiores de los conventos de monjas. el siglo xviii se basan en apuntamientos y papeles Se me antoja que al hablar acerca de los escritos. similares guardados en el archivo conventual y en personales de las religiosas debo dedicarle algunas. manos particulares de otras religiosas Otra biograf a palabras al cuarto propio como espacio de la es. con materiales similares es la de sor Martina de los critura La escritora inglesa Virginia Woolf se hizo. ngeles y Arilla dominica de la villa de Benavente conocida entre otras cosas por haber definido la. Zaragoza 4 En M xico fray Agust n de la Madre de necesidad que las mujeres ten an de una habitaci n. Dios fray Pedro Salmer n y Pedro Joseph Cesati se propia un espacio al cual se pudieran retirar de la. incorporan a este g nero al cual tambi n se a aden vida familiar o del mundo en general y expandir. los nombres de varias monjas bi grafas 5 En realidad las alas de su creatividad 6 Las religiosas tuvieron. la variedad de fuentes es notable y aqu s lo puedo ese cuarto propio por siglos Fue su celda a donde. examinar algunas de ellas escogiendo varios de los se pod an retirar para construir otro espacio m s es. temas sugeridos dentro de esos espacios interiores piritual en el cual el alma pod a seguir sus caminos. hacia sus m s altos fines 7 En 1759 Mar a de Jes s. 4 En el pr logo de las vidas de la Madre Mariana Sor Mar a y. Felipa del convento de San Juan de la Penitencia, Margarita Escobar fray Roque escribe que estos apuntes y pape. les ten an una vida a veces precaria y c mo se llegaban a perder en la ciudad de M xico escribe sobre la tranqui. A ade c mo algunos documentos se archivaron en el conven lidad que experimentaba cuando se retiraba a un. to pero otros se perdieron por estar en manos de una religiosa. cuartito de la tribuna donde quedaba asegurada su, que se los dio a un religioso para que escribiera una biograf a. y nunca regresaron al convento V ase Pr logo a la Vida de soledad para sus comunicaciones espirituales 8 Un. la Venerable Sor Mar a Escobar y Villalva hija de la venerable escritorio una pluma y un tintero con la posibili. Mariana de Villalba en fray Roque Alberto Faci Vida de la V. Mar a Villalva y Viente y las de sus tres hijas Pamplona Pascual. dad de una vela en la noche constituyeron la base, de Ib ez 1761 p 79 Tambi n del mismo autor Vida de Sor de arranque para el escape intelectual que ocurr a. 8 Mar a Francisca de S Antonio en la vida de Pedro y Cascajares en el tiempo que se pod a robar a las actividades El. religiosa del convento del orden de la Pur sima Concepci n de la villa. de las Cuevas de Canarte en el reyno de Arag n Zaragoza Ofici papel y el tiempo fueron posiblemente restringidos. na de Joseph Fort 1737 doctor Diego de Torres Villarroel Vida pero ambos fueron utilizados con eficiencia y con. ejemplar de la venerable madre Gregoria Francisca de Santa Teresa. una gran dosis de compromiso personal dentro de, Madrid Imprenta de la Viuda de Ibarra 1793 Las biograf as y.
autobiograf as de religiosas son muy abundantes en Espa a en ese recinto propio 9. los siglos xvii y xviii V ase Isabelle Poutrin op cit. 5 A modo de ejemplos v ase Jos G mez de la Parrra Funda 6 Virginia Woolf Una habitaci n propia Barcelona Seix Barral. ci n y primero siglo Cr nica del primer convento de Carmelitas 2001. Descalzas de Puebla 1604 1704 M xico Universidad Iberoameri 7 Mar a Isabel Viforcos Marinas Las reformas disciplinarias. cana Comisi n Puebla V Centenario 1992 fray Joseph G mez de Trento y la realidad de la vida mon stica en el Per virrei. Vida de la venerable Madre Antonia de San Jacinto monja profesa nal en Manuel Ramos Medina ed El monacato femenino en. de velo negro e hija del real religios simo convento de santa Clara de el imperio espa ol M xico Condumex 1995 pp 523 535 Mina. Jes s de la ciudad de Santiago de Quer taro M xico Viuda de Ber Ram rez Montero Del h bito y de los h bitos en el convento de. nardo de Calder n 1689 Pedro Salmer n Vida de la venerable Santa Clara de Quer taro en Ramos Medina op cit pp 565. madre Isabel de la Encarnaci n Carmelita descalza de la ciudad de 572 Jos G mez de la Parra Fundaci n y Primero siglo ed cit. los ngeles M xico Francisco Rodr guez Lupercio 1675 Para v ase descripci n de las primeras celdas en pp 75 76. las monjas cronistas v ase Manuel Ramos M sticas y descalzas 8 Mar a de Jes s Felipa Diarios Archivo Hist rico de la Provin. Fundaciones femeninas carmelitas en la Nueva Espa a M xico cia Franciscana de Michoac n Celaya M xico Fondo Provincia. Condumex 1997 Rosalva Loreto L pez Escrito por ella mis Manuscritos caja 5 n ms 9 10 y 11 y caja 6 n ms 12 13 14. ma Vida de la madre Francisca de la Natividad en Asunci n y 15 Cita de septiembre de 1759 fs 162 162v. Lavrin y Rosalva Loreto L pez eds Monjas y beatas La escri 9 La madre Serafina Andrea Bonastre fundadora del convento. tura femenina en la espiritualidad barroca novohispana Siglos xvii Carmelita de La Encarnaci n en Zaragoza ten a un cajoncito. y xviii Puebla Universidad de las Am ricas Archivo General de en un bufete y en l guardaba sus papeles los cuales pocas otras. la Naci n 2002 religiosas conoc an V ase Raymundo Lumbier Vida de la Vene. bolet n de monumentos hist ricos tercera poca n m 30 enero abril 2014. La religiosa escritora ten a otros espacios propios sus oraciones As que deseo incluirlo en el cat logo. su imaginaci n afectividad y entendimiento donde de los espacios donde se encuentra la m s rec n. recib a las comunicaciones divinas y alcanzaba el so dita intimidad de los senderos interiores como una. siego del alma Los camarines o castillos interiores propuesta para expandir la geograf a de los mismos. se popularizaron a trav s de los escritos teresianos porque las religiosas nos tienen acostumbradas a de. y gran n mero de escritoras se ubicaron c moda saf os conceptuales en su muy compleja escritura. mente en sus refugios interiores Por ejemplo en la Ejemplo de ello es la conceptualizaci n del alma en. ciudad de M xico la franciscana Mar a de Jes s Fe la pluma de sor Mar a Marcela Soria capuchina de. lipa se refiere a un camar n que se le hac a como la ciudad de Quer taro quien problematiza la no. una pieza muy alhajada o al huerto interior de su ci n del alma como espacio y como ente con vida. alma como los espacios donde reina Dios y donde propia Como ente es esencia del ser humano capaz. se alojan todos los seres divinos con quienes dec a de encontrarse con Dios en un lugar secret simo. dialogar 10 Hay tambi n otro espacio que deseo in donde s lo el alma y Dios entran Pero el alma es. troducir como tema de reflexi n Es el propio cuer tambi n espacio donde se entraba como en un tem. po de Cristo a donde se accede a trav s de la llaga de plo y donde ella dispon a diferentes formas de re. su costado una met fora de ra z medieval favorita verenciar a Dios quien se encerraba en ese espacio. de las plumas femeninas cristianas El alma de la donde nadie m s pod a entrar Y ese espacio alma. religiosa se nos representa en sus propios escritos es tan propio que se vuelve una realidad dom stica. como introduci ndose en el cuerpo de Cristo for muy semejante a su celda 13 En estos complicados. taleci ndose con su sangre y y ndose al coraz n el espacios es donde se lleva a cabo el acto de concebir. espacio m s ntimo y apreciado en el cual lograba su el contenido de la escritura. ltima purificaci n 11 Fernando Rodr guez de la Flor. ha llamado al coraz n una v scera barroca lugar La escritura y la escritora. donde el imaginario de la poca moderna situaba el, centro de la afectividad y regulaci n de toda relaci n Pasemos ahora al an lisis del acto de escribir que. entre lo interior y lo exterior 12 El coraz n de Cristo siempre me ha interesado como primera puerta. era el albergue donde todas deseaban hallar su re de entrada al mundo interior Como dijo Marshall. poso y a cuya posesi n iban dirigidos sus escritos y McLuhan el medio es el mensaje 14 y lo primero que. rable madre Sor Serafina Andrea Bonastre fundadora del conven 13 Mar a Marcela Soria Vida de la Madre Mar a Marcela religio. to de La Encarnaci n de la observancia de N Se ora del Carmen sa capuchina del convento de Quer taro 1844 M xico Biblioteca. de Zaragoza Zaragoza Juan de Ybar 1675 p 120 Aunque el Nacional f 124 En fs 134 135 el Se or entra en el alma donde. detalle de c mo se guardaban estos papeles es raro en las fuen se le ha preparado una excelente comida que acepta sent ndose. escuchando sus palabras a trav s de sus escritos pues como dec a el franciscano fray Mart n del Castillo en 1673 las palabras de los libros no s lo apelan a nues tros ojos sino que hablan con voz viva a nuestros o dos y activan esa facultad imponderable del intelecto humano que es imaginar 1 Siguiendo las palabras gu as del padre Mart n he tomado el camino de la escritura de varias

Related Books