La s pay lancha de Fitzcarraldo Herzog y las mitolog as

La S Pay Lancha De Fitzcarraldo Herzog Y Las Mitolog As-Free PDF

  • Date:21 Nov 2020
  • Views:11
  • Downloads:0
  • Pages:16
  • Size:787.50 KB

Share Pdf : La S Pay Lancha De Fitzcarraldo Herzog Y Las Mitolog As

Download and Preview : La S Pay Lancha De Fitzcarraldo Herzog Y Las Mitolog As


Report CopyRight/DMCA Form For : La S Pay Lancha De Fitzcarraldo Herzog Y Las Mitolog As


Transcription:

ISSN 1851 6866 impresa ISSN 2422 6017 en l nea,24 Zama 8 2016 23 37 Enrique Flores. Palavras chave Em seu livro La conquista de lo in til relacionado com as filmagens de Fitzcarraldo. Werner Herzog registra os detalhes de uma empresa que levou v rios anos de trabalho. Mitologia em uma grande rea da Amaz nia peruana N o como ele pr prio diz do di rio. Conquista de uma filmagem mas de um texto marcado por alucina es e intensidade po tica. Alucina o uma vis o que em minha an lise vinculo com as mitologias dos ndios shipibas. nas margens do Ucayali e com as vis es mitol gicas do barco a vapor demon aco a. s pay lancha de Fitzcarrald A genealogia fantasmag rica termina finalmente com. a revis o de um mito dos ndios piro a hist ria de Sangama que articula a vis o do. steamer mitol gico com o que n s designamos como a encena o ou performance. de uma audi o xam nica alucinat ria,De la visi n de Herzog al imaginario shipibo. Se apoder de m una visi n la imagen de un enorme barco de vapor en una mon. 1 Todas las citas de Herzog ta a As comienza la Conquista de lo in til Herzog 2012 5 1 menos un diario o. provienen de su libro Conquista,de lo in til 2012 citado en la. informe de rodaje de Fitzcarraldo que una bit cora de navegaci n como apunta. bibliograf a Se indican entre Herzog en su pr logo escrito un cuarto de siglo despu s O m s bien paisajes inte. par ntesis los n meros de p ginas riores nacidos del delirio de la selva aunque tampoco de eso estoy seguro dice. en enero del 2004 3 Una visi n La palabra recuerda la tradici n visionaria del. romanticismo alem n esta enorme carga de sue os 7 Burden of dreams expresada. en el lenguaje de los conquistadores o los colonialistas de la expansi n y la explota. ci n pero siempre con voz l rica Una lengua extra a en la estrofa de un poema. ajeno 8 Y yo como en la estrofa de un poema en una lengua extranjera que no. entiendo estoy all profundamente asustado 5, Suena la voz de Caruso que acalla todo chillido de los animales de la selva y extingue. el canto de los p jaros porque en este paisaje inacabado y abandonado por Dios en. un arrebato de ira los p jaros no cantan sino que gritan de dolor los rboles. se yerguen en este mundo irreal en una miseria irreal 5. Se apoder de m una visi n Al grado de que Herzog llega a preguntarse Por. qu no interpretar yo mismo a Fitzcarraldo Me atrever a a hacerlo porque mi pro. yecto y el del personaje se han vuelto id nticos 150 Algo psiqui trico emerge del. fondo de esta visi n una especie de ataque nocturno algo a la vez tan v vido y. f sico que no he encontrado el valor para describirlo pues temo que suponga algo. m s que sonambulismo 134 Por un momento se apoder de m la sensaci n de. que mi trabajo mi visi n me destruir an si mi visi n no me habr a destruido ya. 64 El visionario es v ctima de su visi n como en la ceguera visionaria o la locura. griega y tr gica esa locura que viene de los dioses A quien un dios quiere destruir antes. lo enloquece Lo que me propon a era completamente imposible impensable dictado. por la locura pero yo veo algo que los dem s no ven 251 Quer an disuadirme. de arrastrar el barco por encima de la monta a protegerme de mi propia locura no. podr a reescribir el gui n de forma que Fitzcarraldo no tuviera que remolcar el barco. por la monta a 268 Kinski grit que yo era un demente y lo que me propon a. un crimen Pero yo estaba all al servicio de otra visi n 257. La visi n surge de un fondo inconsciente tiene un lugar en la memoria de retorno. de lo reprimido una fuente on rica Me pareci tener ya una imagen crepuscular. del lugar como surgida de lo profundo de la memoria como si ya hubiera estado. ah alguna vez pero me estuve preguntando un buen rato si no la habr a visitado en. sue os 105 Si eso no se entiende la historia se pierde 135 Alguien ha o do. suspirar a las piedras pregunta Herzog en el acto de contemplar el r o ese r o sin. ISSN 1851 6866 impresa ISSN 2422 6017 en l nea, La s pay lancha de Fitzcarraldo Herzog y las mitolog as amaz nicas 23 37 Zama 8 2016 25.
pausa Y trepado a punta de machete en el punto m s alto entre los r os sobre. las copas humeantes de los rboles y la plataforma que presidir el izarse del barco. sobre la selva y la monta a el cineasta tiene una sensaci n de xtasis mientras la. selva calla como si contuviera la respiraci n, Impiedad crueldad Izar el barco por encima de la selva es como apunta Herzog. una met fora Met fora de qu Dije que eso no lo sab a s lo que era una gran. met fora Que quiz no era m s que una imagen que dormita en todos nosotros 225. Pero m s all de la visi n m s all de los sue os y los arquetipos lo metaf rico o. lo simb lico est lo real lo verdaderamente imposible en su concreci n impiadosa. cruel Es el pongo la puerta del abismo de los r os el barco de vapor que simboliza en. la visi n sumergida de Herzog y tambi n en la epopeya de los barones caucheros. sus masacres y expoliaciones la irrupci n destructora y visionaria del capitalismo. colonial de su esp ritu empresarial con su violencia arrasadora y so adora llevada. m s all de sus l mites por la visi n de un barco en la monta a m s all de la natu. raleza una sobrenaturaleza La apertura de otro real los puentes de lo surreal los. monstruos y la mitolog a Porque el barco es un monstruo 257 Un monstruoso. animal duplicado en un doble m gico como una bestia anfibia y antrop faga o. como la ballena de Jon s Y es la m quina como animal O un animal prehist rico. dormido 288 Queda pendiente el deslizamiento del barco hacia el Urubamba. Crecen rumores de que el r o crece de manera desmedida de que el barco puede. moverse por s mismo sobre el fondo resbaladizo sin que pudiera frenarse ni con. amarras de acero o que el r o creciera tanto que alcanzara la quilla y se llevara al. barco consigo 308 309 Todo es viviente Al tocar el agua la nave se inclina y ame. naza zozobrar y hundirse como si se revolcara en un sue o ca tico y febril 310. Ya casi sumergida se endereza Y no adviene una sensaci n de triunfo No sent. ning n dolor ninguna alegr a ninguna excitaci n ninguna felicidad no o ning n. sonido ni espir de alivio S lo la conciencia de haber hecho algo totalmente in til o. m s exactamente de haber penetrado en la profundidad de su reino misterioso 311. En un ensayo titulado Fitzcarrald mitolog a en tres fases scar Calavia se refer a. a las viejas gestas de los caucheros con sus variantes modernas del pishtaco o. el sacacara hablaba de una mitolog a colonial la fant stica seducci n de los. salvajes por la m sica o por el gram fono Orfeo domesticando a las fieras con. su lira y de los planes prometeicos de los caucheros de la mitolog a local de. la Amazonia y de la mitolog a europea sobre la selva una y otra obsesionadas. por el barco un barco medio fantasma dotado de vida y voluntad propia a. veces un monstruo devorador de s mismo 3 4 Alud a en fin a Carlos Ferm n. Fitzcarrald h roe patri tico rey del caucho asimilado como Amacegua o. dios blanco por parte de los indios 5 6 Hablaba de la mitolog a amaz nica. de Herzog una mitolog a personal pero perfectamente amaz nica y de una. galer a de fantasmas pues fue con la ayuda de un vasto grupo de verdaderos. indios ash ninka 1 que emprendi Herzog la encarnaci n del mito la misma. etnia de los que hab an colaborado con Fitzcarrald muchas d cadas antes que a n. viv an sus mitos y a n usaban sus antiguos atuendos y pinturas 4 Y ah estaban. las mitolog as ind genas como al final del libro de Pablo Cingolani Naci n culebra. una m stica de la Amazon a Moby Dick en el Tambopata Una ballena en el. Tambopata Ser a blanca 2012 167, En una s ntesis magn fica y erudita Amazon a El r o tiene voces Ana Pizarro traza un. mapa de navegaci n inmerso en el imaginario amaz nico el agua en donde habi. ta el bufeo la Madre de la selva y la Madre del agua Y en su cartograf a a ade. ISSN 1851 6866 impresa ISSN 2422 6017 en l nea,26 Zama 8 2016 23 37 Enrique Flores. Mucha gente ha visto lanchas fantasmas que viajan de noche y se sumergen en el. agua Se habla de vapores que usan le a o que tienen motores Los yacurunas o bufeos. manejan las lanchas que tienen luces y llevan personas o animales Seg n la tradici n. ind gena son boas inmensas Los cocamas dicen que es la Purahua Madre del r o. En quichua es la S pay lancha Lancha demonio En la lengua shipibo del Ucayali. central se llama Acur n Si uno se le acerca la lancha fantasma puede causar. 2 Pizarro se refiere a la obra de enfermedad o par lisis 2009 224 2. Jaime Regan Hacia la tierra sin mal,que citamos por su 3 ed 2011 146. Esa embarcaci n multiforme traspasa aunque Herzog no lo sepa su visi n. subordin ndola a mitos o arquetipos que desconoce como si se incorporara se. hiciera cuerpo en el armaz n o en los desplazamientos imposibles del barco en su. duplicaci n humo en sus m quinas de vapor convertida en prueba inici tica ajus. tada al poder de los chamanes los vegetalistas su alucinaci n Ciro Alegr a habla de. ese barco fantasma Por los lentos r os amaz nicos navega un barco fantasma. extran amente iluminado por luces rojas tal si en su interior hubiese un incendio. Sus tripulantes son bufeos vueltos hombres 2006 95 96 Ahora bien la aparici n. de ese barco encantado en la mitolog a amaz nica se aparea fantasmag ricamente. con la presencia hist rica y real del hermano de Fitzcarrald Delf n Fitzcarrald cuya. muerte describe C sar Calvo en Las tres mitades de Ino Moxo y otros brujos de la Amazon a. a partir del testimonio del expedicionario Zacar as Valdez Ya sabr s c mo muri. de qu manera fue ajusticiado dice el hechicero, Hasta ahora recuerdo la crueldad de Fitzcarrald y de sus mercenarios Y de s lo.
pensar que aquellos genocidas eran hombres hasta hoy por momentos me dan ganas. de nacionalizarme culebra o palo sangre o piedra de quebrada El d a justo a. la hora justa los asesinos dos awakas se desnudaron y entraron al r o Mishawa. Como quien entra bajo un mosquitero as entraron al r o y se fueron tranquilos. caminando por el fondo de piedras Aparecieron en el r o Pur s All ajusticiaron a. Delf n Fitzcarrald volvieron a meterse bajo el r o regresaron andando sin mojarse. bien tranquilos 2011 252, Pero volvamos a la mitolog a amaz nica y a los relatos m ticos de los shipibo El trabajo de. recopilaci n de la etn loga y psic loga Pierrette Bertrand Ricoveri Mythes de l Amazonie. Une travers e de l imaginaire shipibo 2005 Aqu los papeles se invierten la Gente del Agua. visualiza al hombre como predador y el pescador que protagoniza el relato es raptado. y encerrado en el vientre del Acur n enorme barco fant stico donde los genios del. agua aprisionan a aquellos que arponean a sus familiares Es Ronin la Gran Anaconda. guardi n por excelencia de la fertilidad de las aguas Apunta la etn loga. Las descripciones que los aut ctonos nos hicieron de esa embarcaci n fant stica. no deja de recordar las exploraciones del Ucayali cuando los barcos de vapor. remontaban el gran r o y sus afluentes La primera expedici n tuvo lugar en 1866 y. la comandaron Tavara y West la de Carlos Ferm n Fitzcarraldo inmortalizada por. la pel cula de Werner Herzog en 1890 2005 88 n 70, El relato titulado De la gente de la tierra y de las aguas habla de un joven pesca. dor envidiado por un brujo que decide hechizarlo arrastr ndolo al fondo de las aguas. Aquel joven ay hab a llegado al mar adonde no alcanza el poder de los chamanes El. brujo lo hab a hecho prisionero Ya sabes en ese barco grande lleno de genios del agua. que llaman Acur n 89 El nav o expoliador de Fitzcarraldo se ha transformado en una. m quina mitol gica que en lugar de arrasar a su paso como el barco de vapor las selvas. y los r os con sus habitantes animales espirituales y humanos esclaviza y castiga a los. predadores convirtiendo al mueraya brujo o cham n en capit n del Acur n m tico. que altera o restablece con sus gestos y palabras rituales los equilibrios c smicos Madre. del Agua de los relatos shipibo vigilante de la vida y la fertilidad de las aguas 54 55. ISSN 1851 6866 impresa ISSN 2422 6017 en l nea, La s pay lancha de Fitzcarraldo Herzog y las mitolog as amaz nicas 23 37 Zama 8 2016 27. El gran nav o destructor de los caucheros va a transformarse en una gran barca fertili. zadora proveedora y multiplicadora de peces alimentadora de los r os Fue as como. el delf n riqu simo pobl el Gran R o de nuevos peces del mar y de los r os desconoci. dos 93 El vientre fecundo de esa bestia m tica no nicamente es una ant tesis de los. barcos de vapor caucheros sino al mismo tiempo una prefiguraci n un anticipo de la. energ a de la visi n de Herzog como si el mito fecundador y destructor engendrara y. devorara a un tiempo a sus avatares Fitzcarrald y Fitzcarraldo. Una ltima versi n m tica del Acur n o vapor fantasma esta vez mestiza es la del. vegetalista y pintor amaz nico Pablo Amaringo En su visi n n mero 14 Esp ritus. de la selva aparece la Madre del Agua o Yakumama una gran culebra semejante. a la anaconda que de acuerdo con la mitolog a amaz nica mide hasta 50 metros. En el r o entre las grandes olas podemos ver una gran Yakumama que a veces. se transforma en un barco de vapor Sobre ella con centelleantes rayos de fuego. emanando de su cabeza est el sumiruna o cham n un hombre capaz de entrar en. las aguas como fuera la cosa m s sencilla del mundo 1991 38. Yakumama se transforma en un barco de vapor a steamer dice Amaringo Pero. en otra visi n la n mero 20 el nav o recibe otro nombre esot rico Aceropunta. La visi n muestra al gran barco de vapor Aceropunta Es un barco realmente esot rico. Em seu livro La conquista de lo in til relacionado com as filmagens de Fitzcarraldo en el lenguaje de los conquistadores o los colonialistas de la expansi n y la explota ci n pero siempre con voz l rica Una lengua extra a en la estrofa de un poema ajeno 8 Y yo como en la estrofa de un poema en una lengua extranjera que no entiendo estoy all profundamente

Related Books