INTRODUCCI N A LA HISTORIA Historia de las Civilizaciones

Introducci N A La Historia Historia De Las Civilizaciones-Free PDF

  • Date:18 Sep 2020
  • Views:3
  • Downloads:0
  • Pages:161
  • Size:3.53 MB

Share Pdf : Introducci N A La Historia Historia De Las Civilizaciones

Download and Preview : Introducci N A La Historia Historia De Las Civilizaciones


Report CopyRight/DMCA Form For : Introducci N A La Historia Historia De Las Civilizaciones


Transcription:

BREVIARIOS,FONDO DE CULTURA ECON MICA,INTRODUCCI N A LA HISTORIA. INTRODUCCI N,a la Historia,for MARC BLOCH,nutr s rnica. FONDO DE CULTURA ECON MICA,MEXICO MADRID BUENOS AIRES. Primera edici n en franc s 1949,Primera edici n en espa ol 1952. Primera reimpresi n 1957,Segunda reimpresi n 1963,Tercera reimpresi n 1965.
Cuarta reimpresi n 1967,Quinta reimpresi n 1970,Sexta reimpresi n 1974. S ptima reimpresi n 1975,Octava reimpresi n 1978,D cima reimpresi n 1980. Primera reimpresi n en Argentina 1982,Traducci n de. PABLO GONZ LEZ CASANOVA y M A X AUB,T tulo original. pologie pour l Histoire ou M tier d historien,1949 Librairie Armand Colin Par s.
D R 1952 FONDO DE CULTURA ECON MICA,Av de la Universidad 975 M xico 12 D F. FONDO DE CULTURA ECON MICA Argentina,Suipacha 617 Buenos Aires Argentina. ISBN 950 057 003 3,Queda hecho el dep sito de Ley 11 723. Impreso en Argentina Printed in Argentina,A LUCIEN FEBVRE. A MANERA DE DEDICATORIA, S este libro ha de publicarse un d a si de simple ant doto.
al que fido hoy un cierto equilibrio del alma entre los. fcores dolores y las feores ansiedades personales y colec. tivas viene a ser un verdadero libro ofrecido fara ser. le do otro nombre distinto del de usted querido amigo. ser entonces inscrito en la cubierta Usted lo sabe se. necesitaba ese nombre en ese lugar nico recuerdo per. mitido a una ternura demasiado profunda y demasiado sa. grada para poder exfresarla Y c mo me resignar a yo. o no verle a usted aparecer tambi n sino d azar de al. gunas referencias Juntos hemos combatido largamente. por una historia m s amplia y m s humana Sobre la ta. rea com n ahora cuando escribo se ciernen muchas ame. nazas No por nuestra culpa Somos los vencidos provi. sionales de un injusto destiteo Ya vendr el tiempo. estoy seguro en que nuestra colaboraci n podr volver a ser. verdaderamente p blica como en el pasado y como en el. pasado Ubre Mientras tanto continuara por mi parte en. estas p ginas llenas de la presencia de usted Aqu con. servar el ritmo que fue siempre el suyo de un acuerdo. jundamentd vivificado en la superjicie por el provecho. so juego de nuestras afectuosas discusiones Entre las ideas. que me propongo sostener m s de una me llega sin duda. alguna directamente de usted Respecto de muchas otras. yo no podr a decidir en buena conciencia si son de us. ted m as o de ambos Me enorgullece pensar que muchas. veces me aprobar usted En ocasiones me criticar Y,todo ello ser entre nosotros un vinculo m s. Foug res Creuse,lo de mayo de 1941,INTRODUCCI N, Pap expl came para qu sirve la historia ped a hace. algunos a os a su padre que era historiador un muchachi. to allegado m o Quisiera poder decir que este libro es mi. respuesta Porque no alcanzo a imaginar mayor halago para. un escritor que saber hablar por igual a los doctos y a los. escolares Pero reconozco que tal sencillez s lo es privile. gio de unos cuantos elegidos Por lo menos conservar. aqu con mucho gusto como ep grafe esta pregunta de. un ni o cuya sed de saber acaso no haya logrado apa. gar de momento Algunos pensar n sin duda que es una. f rmula ingenua a m por el contrario me parece del. todo pertinente 1 El problema que plantea con la emba. razosa desenvoltura de esta edad implacable es nada menos. que el de la legitimidad de la historia,Ya tenemos pues al historiador obligado a rendir. cuentas Pero no se aventurar a hacerlo sin sentir un ligero. temblor interior qu artesano envejecido en su oficio. no se h preguntado alguna vez con un ligero estremeci. miento si ha empleado juiciosamente su vida Mas el. debate sobrepasa en mucho los peque os escr pulos de una. moral corporativa e interesa a toda nuestra civilizaci n oc. cidental Porque contra lo que ocurre con otros tipos de. cultura ha esperado siempre demasiado de su memoria. Todo lo conduc a a ello la herencia cristiana como la he. rencia cl sica Los griegos y los latinos nuestros prime. ros maestros eran pueblos histori grafos El cristianismo. es una religi n de historiadores Otros sistemas religiosos. han podido fundar sus creencias y sus ritos en una mitolo. g a m s o menos exterior al tiempo humano Por libros. sagrados tienen los cristianos libros de historia y sus litur. gias conmemoran con los episodios de la vida terrestre de. un Dios los fastos de la Iglesia y de los santos El cristia. nismo es adem s hist rico en otro sentido quiz m s pro. fundo colocado entre la Ca da y el Juicio Final el destino. de la humanidad representa a sus ojos una larga aventu. ra de la cual cada destino cada peregrinaci n indivi. 10 INTRODUCCI N, dual ofrece a su vez el reflejo en Ja duraci n y por lo. tanto en la historia eje central de toda meditaci n cristia. na se desarrolla el gran drama del Pecado y de la Reden. ci n Nuestro arte nuestros monumentos literarios est n. llenos de los ecos del pasado nuestros hombres de acci n. tienen constantemente en los labios sus lecciones reales o. imaginarias Convendr a sin duda se alar m s de un, matiz en a psicolog a de los grupos Hace mucho tiempo.
que lo observ Cournot eternamente inclinados a recons. truir el mundo sobre las l neas de la raz n los franceses. en conjunto viven sus recuerdos colectivos con mucha me. nor intensidad que los alemanes por ejemplo 2 Es tam. bi n indudable que las civilizaciones pueden cambiar no. se concibe como hecho en s que la nuestra no se aparte. un d a de la historia Los historiadores deber n refle. xionar sobre ello Porque es posible que si no nos ponemos. en guardia la llamada historia mal entendida acabe por. desacreditar a la historia mejor comprendida Pero si lle. g ramos a eso alguna vez ser a a costa de una profunda rup. tura con nuestras m s constantes tradiciones intelectuales. De momento en esta cuesti n no hemos pasado todav a. de la etapa del examen de conciencia Cada vez que nues. tras estrictas sociedades que se hal an en perpetua crisis. de crecimiento se ponen a dudar e s mismas se las ve. preguntarse si han tenido raz n al interrogar a su pasado. o si lo han interrogado bien Leed lo que se escrib a antes. de la guerra lo que todav a puede escribirse hoy entre las. inquietudes difusas del tiempo presente oir is casi infali. blemente la voz de esta inquietud mezclada con las otras. En pleno drama me ha sido dado recoger el eco espont neo. de ello Era en junio de 1940 el mismo d a si mal no. me acuerdo de la entrada de los alemanes en Par s En el. jard n normando en que nuestro Estado Mayor privado. de fuerzas arrastraba su ocio remach bamos sobre las cau. sas del desastre Habr que pensar que nos ha enga ado. la historia murmur uno de nosotros As la angustia, del hombre hecho y derecho se un a con su acento m s. amargo a la sencilla curiosidad del jovenzuelo Hay que. responder a una y a otra,INTRODUCCI N II,Sin embargo conviene saber qu quiere decir esa pa. labra servir Pero antes de examinarla quiero agregar. unas palabras de excusa Las circunstancias de mi vida pre. sente la imposibilidad en que me encuentro de usar una. gran biblioteca la p rdida de mis propios libros me obli. gan a fiarme demasiado de mis notas y de mis experiencias. Con demasiada frecuencia me est n prohibidas las lecturas. complementarias las verificaciones a que me obligan las le. yes mismas del oficio del que me propongo describir las. pr cticas Podr alg n d a llenar estas lagunas Temo. que nunca del todo A este respecto no puedo menos de. solicitar indulgencia del lector y dir a declararme cul. pable si ello no implicara echar sobre m m s de lo que. es justo las faltas del destino, Es verdad que incluso si hubiera que considerar a la. historia incapaz de otros servicios por lo menos podr a. decirse en su favor que distrae O para ser m s exacto. puesto que cada quien busca sus distracciones donde. quiere que as se lo parece a gran n mero de personas. Personalmente hasta donde pueden llegar mis recuerdos. siempre me ha divertido mucho En ello no creo diferen. ciarme de los dem s historiadores que si no es por sta. por qu raz n se han dedicado a la historia Para quien. no sea un tonto de marca mayor todas las ciencias son. interesantes Pero cada sabio s lo encuentra una cuyo cul. tivo le divierte Descubrirla para consagrarse a ella es pro. piamente lo que se llama vocaci n, Por s mismo por lo dem s este indiscutible atractivo. de la historia merece ya que nos detengamos a reflexionar. Ante todo como germen y como aguij n sn papel ha sido. y sigue siendo capital Antes que el deseo de conocimien. to el simple gusto antes que la obra cient fica plenamente. consciente de sus fines el instinto que conduce a ella la. evoluci n de nuestro comportamiento intelectual abunda. en filiaciones de esta clase Hasta en terrenos como el de. la f sica los primeros pasos deben mucho a las colecciones. de curiosidades Hemos visto incluso figurar a los pe. que os goces de las antiguallas en la cuna de m s de una. 12 INTRODUCCI N, orientaci n de estudios que poco a poco se ha cargado de.
seriedad sa es la g nesis de la arqueolog a y m s recien. temente del jolklore Los lectores de Alejandro Dumas. no son quiz s sino historiadores en potencia a los que. s lo falta la educaci n necesaria para darse un placer m s. puro y a mi juicio m s agudo el del color verdadero. Si por otra parte este encanto est muy lejos de, acabarse en cuanto da principio la investigaci n met dica. con sus necesarias austeridades si entonces por el con. trario como pueden testimoniar todos los verdaderos his. toriadores gana todav a en vivacidad y en plenitud nada. hay en ello que en cierto sentido no valga para cualquier. trabajo del esp ritu La historia sin embargo tiene indu. dablemente sus propios placeres est ticos que no se parecen. a los de ninguna otra disciplina Ello se debe a que el es. pect culo de las actividades humanas que forma su objeto. particular est hecho m s que otro cualquiera para seducir. la imaginaci n de los hombres Sobre todo cuando gracias. a su alejamiento en el tiempo o en el espacio su despliegue. se atav a con las sutiles seducciones de lo extra o 1 gran. Leibniz nos lo ha confesado cuando pasaba de las abstrac. tas especulaciones de las matem ticas o de la teodicea a. descifrar viejas cartas o viejas cr nicas de la Alemania im. perial sent a como nosotros esa voluptuosidad de apren. der cosas singulares Cuid monos de quitar a nuestra cien. cia su parte de poes a Cuid monos sobre todo como he. descubierto en el sentimiento de algunos de sonrojarnos. por ello Ser a una formidable tonter a pensar que por. tan poderoso atractivo sobre la sensibilidad tiene que ser. menos capaz tambi n de satisfacer a nuestra inteligencia. Pero si esa historia a la que nos conduce un atractivo. que siente todo el universo no tuviera m s que tal atrac. tivo para justificarse si no fuera en suma m s que un. amable pasatiempo como el bridge o la pesca con anzuelo. merecer a que hici ramos tantos esfuerzos por escribirla. Por escribirla seg n lo entiendo yo honradamente ver. dicamente y yendo en la medida de lo posible hasta los re. sortes m s ocultos es decir dif cilmente El juego es. INTRODUCCI N 13,cribi Andr Gide no nos est ya permitido hoy ni. siquiera el de la inteligencia a ad a Esto se escrib a en. 1938 En 1942 a o en que me ha tocado escribir el, prop sito adquiere un sentido todav a m s grave A buen. seguro en un mundo que acaba de abordar la qu mica del. tomo que comienza a sondear apenas el secreto de los. espacios estelares en nuestro pobre mundo que justamente. orgulloso de su ciencia no logra sin embargo crearse un. poco de felicidad las largas minucias de la erudici n his. t rica harto capaces de devorar toda una vida merecer an. ser condenadas como un absurdo derroche de energ as casi. criminal si no condujeran m s que a revestir con un poco. de verdad uno de nuestros sentimientos O ser preciso. desaconsejar el cultivo de la historia a todos los esp ritus. susceptibles de emplear mejor su tiempo en otros terrenos. o la historia tendr que probar su legitimidad como cono. Pero aqu se plantea una nueva cuesti n Qu es jus,tamente lo que legitima un esfuerzo intelectual. Me imagin que nadie se atrever a hoy a decir con los. positivistas de estricta observancia que el valor de una in. vestigaci n se mide en todo y por todo seg n su aptitud. para servir a la acci n La experiencia no nos ha ense ado. solamente que es imposible decidir por adelantado si la. especulaciones aparentemente m s desinteresadas no se re. velar n un d a asombrosamente tiles a la pr ctica Rehu. sar a la humanidad el derecho a investigar a calmar su sed. intelectual sin preocuparse para nada del bienestar equival. dr a a mutilarla en forma extra a Aunque la historia fuera. eternamente indiferente al homo jaber o al homo foli. ticus bastar a para su defensa que se reconociera su necesi. dad para el pleno desarrollo del homo sapiens Sin em. bargo aun limitada de ese modo la cuesti n dista mucho. de quedar f cilmente resuelta, Porque la naturaleza de nuestro entendimiento lo in.
clina mucho menos a querer saber que a querer compren. der De donde resulta que las nicas ciencias aut nticas. son seg n su voluntad las que logran establecer relaciones. explicativas entre los fen menos Lo dem s no es seg n. INTRODUCCI N a la Historia for MARC BLOCH memcriam nutr s rnica FONDO DE CULTURA ECON MICA MEXICO MADRID BUENOS AIRES Primera edici n en franc s 1949 Primera edici n en espa ol 1952 Primera reimpresi n 1957 Segunda reimpresi n 1963 Tercera reimpresi n 1965 Cuarta reimpresi n 1967 Quinta reimpresi n 1970 Sexta reimpresi n 1974 S ptima reimpresi n 1975 Octava

Related Books