El Zohar El libro del esplendor 72 NOMBRES DE DIOS

El Zohar El Libro Del Esplendor 72 Nombres De Dios-Free PDF

  • Date:16 Oct 2020
  • Views:0
  • Downloads:0
  • Pages:47
  • Size:325.56 KB

Share Pdf : El Zohar El Libro Del Esplendor 72 Nombres De Dios

Download and Preview : El Zohar El Libro Del Esplendor 72 Nombres De Dios


Report CopyRight/DMCA Form For : El Zohar El Libro Del Esplendor 72 Nombres De Dios


Transcription:

Marco hist rico del Zohar, El libro del Zohar la obra literaria m s importante de la C bala se nos presenta en buena medida. de forma inaccesible y misteriosa tal como corresponde a una obra de sabidur a oculta Ya sea debido a. ello o bien a pesar de ello entre las grandes producciones literarias medievales sin importar si nos. parecen o no m s claras y m s accesibles que el Zohar no existe una sola que haya tenido una. influencia o un xito similar Ninguna otra obra literaria jud a ha gozado del privilegio de haber. determinado a lo largo de un periodo de tiempo considerable la formaci n y el desarrollo de las. convicciones religiosas de los m s amplios c rculos dentro del Juda smo en particular de los m s. sensibles respecto de la religi n y lo que es m s de haber logrado solidificarse como fuente de. doctrina y revelaci n de igual rango can nico que la Biblia y el Talmud entre 1500 y 1800 Este. radiante poder no eman ciertamente del principio del Libro de lo Radiante o del Esplendor como. suele llam rsele en ingl s La Gu a para el perplejo de Maim nides casi a todas luces la ant tesis del. Zohar ejerci una influencia directa y decidida en su poca a partir del momento de su publicaci n. comenz a afectar las mentes llev ndolas hacia el entusiasmo o hacia la consternaci n Sin embargo. despu s de dos siglos de profunda influencia comenz a perder m s y m s fuerza hasta que finalmente. se extingui casi por completo de la conciencia de las grandes masas Fue a finales del siglo XVIII. cuando la Iluminaci n Jud a nuevamente le otorg relevancia en un intento por hacer de la obra una. potencia activa dentro del mbito de su propia lucha. El Zohar en cambio tuvo que abrirse paso partiendo de un anonimato y encubrimiento total y. pr cticamente impenetrable Durante cientos de a os casi no despert inter s alguno Cuando apareci. en escena expres y de ah su atractivo el sentimiento de un grupo muy peque o de hombres que en. claustros bastante poco organizados buscaban una nueva comprensi n m stica del mundo del Juda smo. y que no ten an la menor idea de que este libro en particular entre los muchos que pretend an expresar. una nueva visi n del mundo por medio de s mbolos y alegor as estaba destinado a ocupar un sitio tan. importante No obstante aquella d bil so nbra de esc ndalo que hab a surgido a ra z de su publicaci n. y aparici n inicial en el mundo literario el enigma del origen ileg timo de una falsificaci n literaria. muy pronto desapareci y cay en el olvido Lenta pero seguramente la influencia del Zohar fue. ampliando sus m rgenes y cuando los grupos entre los que hab a sido predominante dieron pruebas de. ser los engendradores de una nueva actitud religiosa en los vendavales de la historia jud a al demostrar. su autoridad entonces el Zohar en un renacimiento tard o pero tremendamente intenso de la vida. nacional vino a llevar a cabo la gran tarea hist rica impl cita en un texto sagrado complementario de la. Biblia y del Talmud mostrando un nuevo nivel de conciencia religiosa Su car cter inspirador ha sido. enfatizado por numerosos grupos jud os en Europa oriental y en el Oriente hasta nuestros d as ellos. han insistido en que el efecto de una obra as sobre el alma no depende en ltima instancia de su. comprensi n lo cual no es otra cosa que la prueba que desde la antig edad se ha aplicado para el. reconocimiento de cualquier texto sagrado, Fue ante el colapso de las creencias en cuyo mbito la C bala hab a conseguido representar una. fuerza hist rica que el esplendor del Zohar se desvaneci y m s tarde al revalorarse la Iluminaci n. se convirti en el libro de la falsedad que supuestamente era responsable de haber oscurecido la. n tida luz del Juda smo La pol mica de tendencias reformistas en este caso tambi n se apresur a. constituir un instrumento de cr tica hist rica que en rigor despu s de unos comienzos prometedores. dio pruebas de debilidad e inseguridad en cuanto a la realizaci n de su programa se refer a por m s. adecuados que hayan sido sus m todos y verdaderas sus tesis. Sin embargo la cr tica hist rica sobrevivir a la breve inmortalidad de aquel juda smo genuino. cuya visi n de la historia y escala de valores estimularon su nacimiento Una vez libre de toda pol mica. y preocupada por una interiorizaci n m s precisa y objetiva de su escncia se evidenciar dentro del. nuevo contexto y en buena medida antiguo en el cual comenzamos a ver el mundo del juda smo y su. Su car cter literario, En cuanto a su fisonom a literaria el Zohar est muy lejos de haber sido concebido y producido. como una obra unitaria As pues no se le puede considerar como un tipo de exposici n sistem tica de. la visi n del mundo de la C bala como tantas que han llegado hasta nosotros desde los or genes de. dicho libro sagrado y aun desde pocas anteriores a l Tal cual ha quedado impreso en nuestros d as es. m s bien un conjunto de escritos y tratados considerablemente distintos unos de otros en lo referente a. su forma La mayor a de las secciones parecen ser interpretaciones de pasajes b blicos peque os. dichos homil as m s largas o bien series de homil as art sticamente glosadas en las que el Rabino. Simeon ben Yohai maestro famoso del siglo II as como sus amigos y alumnos interpretan las palabras. de las Escrituras de acuerdo con su significado oculto y lo que es m s casi siempre en arameo Otras. secciones aunque son pocas han sido preservadas en forma de recuentos an nimos de hechos en los. que no es posible reconocer panoramas y personas como los descritos con tanto cuidado en otras partes. del texto con frecuencia de manera bastante dram tica Por lo general la exposici n es. enigm ticamente breve pero las ideas se presentan con una amplitud homiliaca y una elaboraci n. arquitect nicamente efectiva De hecho muchas secciones aparecen como fragmentos de or culos y. registros de revelaciones secretas y est n escritas en un estilo peculiarmente entusiasta solemne y. elevado tan es as que quien 10 lea con cierto desapego puede sentir que se ha ido m s all de los. l mites del buen gusto cayendo en la afectaci n y la ampulosidad Mientras que la exposici n s lo. conlleva un tono apenas elevado y es m s bien f rtil y realista lo que s encontramos en varios pasajes. es una pasi n por la asociaci n de ideas llevada al extremo y que por ende degenera en un escape de. la realidad conceptual Exteriormente tambi n muchas partes se apartan del resto y sus t tulos. espec ficos las presentan como composiciones independientes lo cual tiene su raz n de ser. La parte principal del Zohar dispuesta en porciones pentateucas pretende ser un antiguo Midrash y. en muchos detalles imita la forma de antiguas obras midr shicas de los primeros siglos Sin embargo. en conjunto ciertamente trasciende dicha forma y adopta una totalmente distinta la del serm n. medieval Composiciones de tal extensi n construidas con base en un plan definido como el que. encontramos en el Zohar de 15 20 o hasta 40 p ginas est n bastante alejadas del antiguo Midrash He. aqu un principio distinto de la composici n Lo mismo se puede aplicar a las partes llamadas Midrash. ha Neelam El Midrash secreto y Sitre Torah Secretos de la Torah que proporcionan en gran n mero. de apartados pentateucos especialmente en el libro primero piezas paralelas a las partes principales. El Midrash secreto sin duda tiene mucho que decir respecto de Simeon ben Yohai y su c rculo. pero evita casi por completo los caminos del pensamiento genuinamente m stico y teos fico en vez de. stos en las secciones m s importantes presenta alegorizaciones radicales de las historias patriarcales. como un indicador del destino del alma antes y despu s de la muerte Dichas alegor as claramente. revelan su parentesco con las homil as filos ficas del siglo XIII Por otro lado los secretos de la Torah. que fue principalmente construida sin la ayuda de la forma del Midrash o de alguna a adidura de. nombres representan la transici n de una alegor a filos fica escatol gica a una ex gesis genuinamente. Por medio de un plan de excelente factura el Idra Rabba La Gran Asamblea describe el cuerpo. m stico de la deidad bajo el s mbolo del Hombre primitivo Simeon ben Yohai trata por segunda vez. el mismo tema en un mon logo antes de su muerte acontecimiento v vidamente descrito en el Idra. Zutta La Asamblea Menor Los Mishnayot y Toseftot an nimos concebidos como introducciones. a otras secciones m s amplias expanden los or culos relacionados con el mundo y el alma En el Raya. Mehemma El pastor fiel Mois s y el Rabino Sime n conversan acerca de los motivos ocultos de los. mandamientos Los Tikkunirn dan asimismo una interpretaci n detallada de la primera parte dd. Pentateuco y as tenemos un total de m s de 10 partes grandes y peque as que evidentemente son. entidades distintas Por tanto no resulta sorprendente que la cuesti n de la unidad del Zohar haya. encontrado respuestas tan dudosas,Origen y paternidad. A pesar de que no se puede abundar aqu respecto de los distintos puntos de vista cr ticos de a obra. que nos ocupa el estado actual de las investigaciones zoh ricas puede al menos resumirse La opini n. m s radical fue la expresada por Heinrich Graetz quien declar que todas y cada una de las partes del. Zohar sin excepci n eran obra del cabalista espa ol Mois s de Le n muerto en 1305 este gran. historiador vaci los c ntaros de una ira por dem s vehemente que lo hab a pose do Pocas reputaciones. como la de Mois s de Le n han pasado por la escuela de Graetz y han llegado a la posteridad en tan. lamentable estado Lejos de reconocer al genio que seguramente molde el Zohar en caso de haber. sido ste obra de un solo hombre Graetz vio en l s lo una charlataner a decepcionante. En contraste con este punto de vista el Zohar ha sido considerado especialmente entre los. miembros de la generaci n precedente como una obra que se dio de manera fragmentaria o bien. an nima en el curso del tiempo en la cual las m s variadas fuerzas a menudo contradictorias del. movimiento cabal stico hallaron su expresi n En cualquier caso a la luz de tal punto de vista Mois s. de Le n fue considerado el redactor de escrituras antiguas y fragmentos a los que pudo haber a adido. algo de su cosecha La teor a de que fuentes y documentos primitivos se han preservado en el Zohar. es hoy d a del dominio p blico De acuerdo con lo anterior entonces aun en sus aparentes comienzos. el Zohar fue un dep sito del esp ritu popular creativo y como la Biblia o el Talmud una obra an nima. sin duda lo anterior ha otorgado a este punto de vista un gran atractivo no obstante su falta de pruebas. contundentes Incluso podr a tomarse como indicador de la influencia perdurable de la escuela de. Ahad Haam el hecho de que la falta de pruebas de esta teor a de la cual dicho sea de paso no existe ni. la menor sombra de alguna evidencia filol gica cr tica no haya en modo alguno detenido su. propagaci n Lo plausible sobrevive aun sin pruebas. Todo intento por establecer a trav s de la elaboraci n de criterios exactos que ciertos niveles y. partes del Zohar pertenecen a pocas anteriores al siglo XIII resulta ser nueva evidencia de lo. contrario Este hecho ha sido entra ablemente experimentado por el escritor que aqu presentamos. Despu s de dedicarle muchos a os a un an lisis de este tipo se encontr con que el resultado. inequ voco correspond a tan poco a las expectativas con las que comenz su trabajo que se atrevi a. afirmar con toda seguridad las siguientes conclusiones. El Zohar en esencia posee unidad aunque no tanta como la que Graetz imagin Entre las partes no. hay sustancia de la antigua m stica midr shica que nos sea. desconocida al contrario estas partes surgieron de las mentes de sus autores tal y como est n salvo. por el hecho de que algunas indudablemente se han perdido y desaparecieron de los manuscritos. cuando menos en el siglo XIV Gran parte del texto impreso est equivocadamente ordenado mientras. que el texto manuscrito conserva un orden correcto Finalmente unos cuantos trozos se a adieron ya. avanzado el siglo XIV Las partes no muestran relaci n alguna con autores concretos sino que en la. conformaci n original del cuerpo central del Zohar se parti de tres fuentes stas que en s mismas. constituyen una unidad b sica son,1 El Midrash ha Neelam.
2 El Idra Rabba el Idra Zutta el Sitre Torah as como la mayor a de los dem s tratados cortos que. constituir an la parte principal del Zohar, 3 El Raya Mehemna y el libro conocido como Tikkune Zohar ambos obra de un solo autor. Lo cierto es que el autor de la tercera fuente que ten a en su poder la fuente inmediata anterior pues. la cita y la imita con bastante poca fortuna no es el autor de las dos primeras Todo parece reafirmar el. car cter ling stico de la tercera sus tendencias fuertemente apocal pticas su laboriosa factura sus. puntos de vista divergentes y su empleo de otras fuentes Tal vez uno podr a proponer no sin cierto. azar que la tesis qiIe aqu tratamos es obra del periodo de vejez y decadencia del autor principal quien. al ver que su talento joven lo hab a abandonado decidi imitarse y repetirse Pero existe una naturaleza. independiente inherente al Tikkunim que hace de esta tesis algo insostenible Este ltimo conjunto de. escritos fue producido alrededor del a o 1300, Es bastante probable por otro lado que los dos primeros textos pertenezcan a un solo autor cuya. transici n de la primera composici n a la segunda es claramente rastreable as se vuelve ocioso. asumir cualquier incongruencia en cuanto a la identidad de la persona que se halla detr s del todo de la. que fue principalmente construida sin la ayuda de la forma del Midrash o de alguna a adidura de nombres representan la transici n de una alegor a filos fica escatol gica a una ex gesis genuinamente m stica Por medio de un plan de excelente factura el Idra Rabba La Gran Asamblea describe el cuerpo m stico de la deidad bajo el s mbolo del Hombre primitivo Simeon ben Yohai

Related Books