EL INFORMADOR SUJETO A UNA RELACI N LABORAL

El Informador Sujeto A Una Relaci N Laboral-Free PDF

  • Date:28 Jun 2020
  • Views:3
  • Downloads:0
  • Pages:32
  • Size:228.85 KB

Share Pdf : El Informador Sujeto A Una Relaci N Laboral

Download and Preview : El Informador Sujeto A Una Relaci N Laboral


Report CopyRight/DMCA Form For : El Informador Sujeto A Una Relaci N Laboral


Transcription:

Rafael D az Arias 2, La relaci n laboral informativa en Derecho de la Informaci n Ariel Barcelona 2003 ISBN. 84 344 1295 0 pp 237 272, constitucional comparada as lo reconoce3 M s rigor jur dico tiene considerar que. cuando el informador ejercer el derecho a la libertad de expresi n e informaci n de un. modo habitual y profesional no s lo ejerce su derecho sino cumple con un deber el. deber de informar4 que sirve al derecho de los dem s a estar informados y que. justamente ah reside su funci n p blica5, Esa funci n p blica y ese car cter intelectual del trabajo6 del informador ha. llevado a defender la necesidad de un estatuto jur dico que regule de manera espec fica. el conjunto de derechos y deberes profesionales7 La cuesti n se aborda en otros lugares. de esta obra Baste aqu decir que ese estatuto no puede perseguir la constituci n de una. situaci n jur dica privilegiada sino la especificaci n y protecci n de las facultades que. el derecho a la informaci n tiene para estos profesionales en raz n precisamente de. ejercer con su trabajo una funci n p blica Y tal estatuto no puede comportar derechos. laborales especiales aunque como veremos puede modalizar graduar o cualificar la. relaci n laboral, La necesidad de un estatuto profesional no puede fundamentarse como a veces. se hace caracterizando al periodismo como profesi n liberal8 La tarea informativa es. A ra z de la jurisprudencia del Tribunal Constitucional Alem n se va formando lo que se ha denominado. concepci n institucional o liberal democr tica que se manifiesta de modo especial en la doctrina del. Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el Tribunal Constitucional Espa ol y se proyecta con fuerza. distinta en la jurisprudencia de los altos tribunales de los distintos pa ses europeos V ase Bastida F La. libertad de antena p 228 y D az Arias Rafael Libertad de Programaci n en Radiodifusi n Un. desarrollo del art 20 de la Constituci n Espa ola En s ntesis afirma el car cter preferente que el. ejercicio del derecho fundamental a la informaci n tiene sobre otros en presencia justamente en cuanto. que hace posible la opini n p blica libre pilar de la moderna democracia En los t rminos del Tribunal. Constitucional Espa ol STC 6 1981 FJ 3 sin una comunicaci n p blica libre quedar an vaciados. de contenido real los derechos que la Constituci n consagra En los t rminos de la STC 105 1983 FJ. 11 el informador es al tiempo sujeto e instrumento de la libertad de expresi n. V ase Desantes Guanter Jos Mar a La informaci n como deber Buenos Aires 1994. El titular de ese car cter preferente que la concepci n institucional atribuye al derecho a la informaci n. es el sujeto universal o dicho en otros t rminos la colectividad y cada uno de sus miembros Pero no. puede por menos que reconocerse como lo hace el Tribunal Constitucional de Espa a STC 30 1982 FJ. 4 que el periodista ejerce un derecho preferente atribuido en virtud de la funci n que cumple en. aras del deber de informaci n constitucionalmente garantizado Como reitera la STC199 1999 los. informadores no tienen un derecho fundamental reforzado frente a otros ciudadanos sino que al hallarse. sometidos a mayores riesgos en el ejercicio de sus libertades de expresi n e informaci n precisaban y. gozaban de una protecci n espec fica, El trabajo intelectual se define por la utilizaci n de s mbolos o signos mejore de las significaciones.
que a ambos su uso con destino a otros de los cuales el m s caracter stico es el lenguaje oral o escrito. aunque puedan los hombres usar de otros m s rudimentarios los gestos por ejemplo o m s complejos. las f rmulas matem ticas por ejemplo o de combinaciones de varios de ellos Como el manual el. trabajo intelectual puede hacer uso de las herramientas o m quinas desde el instrumento musical a la. computadora Alonso Olea Manuel Casas M Emilia Derecho del Trabajo 19 edici n Civitas. Madrid 2001 p 40, El car cter intelectual del trabajo del periodista es uno de los fundamentos invocados en su Exposici n. de Motivos por la ley L 1 1999 de 19 de junio reguladora de la cl usula de conciencia. Voyenne Bernard La presse dans la societ contemporaine Colin Par a 1962 p 112 sostiene el. car cter liberal de esta profesi n aunque reconoce su condici n de trabajador asalariado. Rafael D az Arias 3, La relaci n laboral informativa en Derecho de la Informaci n Ariel Barcelona 2003 ISBN. 84 344 1295 0 pp 237 272, una tarea eminentemente intelectual9 y re ne muchas de las caracter sticas que Cortina. 1998 p 63 se ala en las profesiones liberales cl sicas m dicos abogados. prestaciones claramente definidas y de gran trascendencia social la profesi n se. considera como una suerte de vocaci n la actividad es ejercida por una pluralidad de. profesionales stos realizan un control monopol stico de la actividad a la misma se. accede a trav s de un largo proceso de capacitaci n los profesionales reclaman un. mbito de autonom a para la profesi n autocontrol y c digos deontol gicos su. actividad es responsable se espera que no busquen s lo el lucro sino que act en con un. fin profesional10 De todas estas notas la que m s claramente est ausente de la actividad. de los informadores es la del control monopol stico de la actividad Y no porque ello. pudiera significar una restricci n al ejercicio del derecho a la informaci n11 sino porque. esa labor profesional de tan elevada importancia social se desarrolla por definici n en el. marco de los medios de comunicaci n de masas, La comunicaci n masiva exige organizaciones complejas que superan el mbito. personal de los profesionales liberales cl sicos stos en un marco regulado y de acceso. restringido ofrecen sus servicios al p blico en general en competencia con otros. colegas tambi n habilitados Y son los clientes pacientes justiciables los que eligen al. profesional En cambio los informadores no pueden hacer llegar sus mensajes al p blico. sino es a trav s de sujetos organizados Profesionales liberales y clientes se relacionan. directamente contratando unos servicios civiles Los informadores el sujeto. cualificado no se relacionan directamente con el sujeto universal sino a trav s del. sujeto organizado Sujeto cualificado y sujeto organizado establecen relaciones. laborales y m s raramente civiles En las relaciones civiles entre profesionales liberales. y clientes hay en principio equilibrio entre las partes En cambio en el mbito. informativo la relaci n entre sujeto cualificado y sujeto organizado est desequilibrada a. favor de ste ltimo que cuenta con los recursos sin los que la vocaci n cualificaci n y. deseo de difundir un mensaje de relevancia social no podr n llevarse a la pr ctica S lo. en casos muy excepcionales de informadores muy prestigiosos y con gran influencia. Sobre el trabajo period stico como tarea intelectual y moral v ase Desantes Guanter Jos Mar a La. cl usula de conciencia desde la perspectiva profesional en Persona y Derecho Revista de. Fundamentaci n de las Instituciones Jur dicas Universidad de Navarra vol IV 1977 pp 33 y ss. Ello determina tanto en los profesionales liberales como en el resto de los trabajadores intelectuales un. esfuerzo de formaci n permanente que redunda en una falta de fronteras claras entre el tiempo de ocio y. el tiempo de trabajo Alonso Olea 1995 p 19, No debe confundirse la libertad de expresarse e informar de que todos somos titulares con el ejercicio.
profesional cuyo contenido consiste en expresarse e informar libremente Para Enrique de Aguinaga en. art culo period stico en la Hoja del Lunes de Madrid de 26 de julio de 1982 citado por Ramos 2000 p. 119 en un an lisis met dico no se puede confundir el ejercicio de un derecho constitucional otorgado a. todos los ciudadanos sin excepci n la libertad de expresi n con el derecho al ejercicio de una profesi n. libremente elegida art 35 de la Constituci n y que como todas debe tener sus propios requisitos En el. art culo 20 de la Constituci n y en pie de igualdad con la libertad de expresi n se reconoce y protege. como derecho fundamental la libertad de c tedra pero a nadie se le ocurra que la exigencia de un t tulo. para ser catedr tico constituya una restricci n de aquella libertad El profesor Aguinaga ha articulado. jur dicamente las implicaciones en el derecho espa ol de un estatuto profesional especialmente en lo. referente a los requisitos de titulaci n y colegiaci n V ase Aguinaga Enrique Regulaci n profesional. del periodismo en Cuadernos para Debate n 94 nov dic 97 Secretar a de Estado para la Informaci n. Rafael D az Arias 4, La relaci n laboral informativa en Derecho de la Informaci n Ariel Barcelona 2003 ISBN. 84 344 1295 0 pp 237 272, social cuyos servicios son demandados por una pluralidad de organizaciones. informativas la situaci n se asemeja a la del profesional liberal12. Conviene disipar esa falsa equiparaci n entre informador y profesional liberal. que a veces crea un prejuicio elitista y hasta insolidario entre los profesionales de la. informaci n13 Esto no quita para que los informadores como los profesionales liberales. deban derrochar capacidad creativa e inventiva rigurosa para alcanzar la meta de su. profesi n de una forma acorde a la conciencia moral de su tiempo Cortina 1998 p. 63 Pero el informador es un trabajador intelectual14 que ejerce su derecho fundamental. a la informaci n de modo habitual y profesional preferentemente en el marco de una. relaci n laboral y considerarlo desde la ptica de las profesiones liberales desenfoca su. naturaleza,2 Definici n e independencia profesional. El problema reside justamente en que este trabajador y en cuanto tal. dependiente de las directrices de un empresario debe como los profesionales liberales. mantener una independencia en su labor intelectual para cumplir con su deber de. informar y dar cumplimiento a esa funci n p blica esencial para la democracia Es m s. la independencia es presupuesto de la calidad de su trabajo de tal modo que debiera ser. el empresario o editor informativo el primer en exig rsela a sus trabajadores La funci n. de la tarea intelectual es analizar la realidad con actitud cr tica y sin ella sus productos. carecer n de calidad La falta de autonom a profesional es incompatible con el buen. periodismo Ello no quiere decir que el informador no parta de sus presupuestos. ideol gicos y materiales y deba asumir los de la empresa con que libremente ha. contratado pero siempre sin abdicar de la honradez intelectual para no alterar el sentido. ltimo de los hechos A esta independencia y a esta actitud cr tica es la que debe. reconducirse la tan discutida objetividad, En algunos pa ses como Espa a los informadores tiene problemas para. establecer su propia definici n los modos de adquirir la cualificaci n necesaria Los. informadores discuten si debe o no existir alg n modo de habilitaci n o al menos. El modelo expuesto admitir a m ltiples matizaciones En cuanto a los profesionales liberales es cada. vez m s frecuente su organizaci n en empresas Por ejemplo los m dicos que gestionan conjuntamente. un hospital o los bufetes colectivos de abogados Pero a n en estos casos predomina la relaci n directa. profesional cliente aunque sta pueda llevar conexa una relaci n con la empresa de la que el profesional. participa A su vez podr a pensarse que las potencialidades informativas de Internet propician una. relaci n directa entre informador profesional liberal y el p blico Internet es un nuevo habitat. comunicacional en el que existen experiencias de informaci n profesional y de informaci n no. profesional Cuando la informaci n es general de relevancia social contrastada de una pluralidad de. fuentes formalmente bien elaborada lo que en t rminos vulgares se califica de profesional entonces. hay detr s una organizaci n, Una de las primeras manifestaciones de un estatuto profesional la ley francesa de 29 de marzo de 1935.
que por primera vez consagra legislativamente la cl usula de conciencia responde a un movimiento de. los periodistas para que les fueran reconocidos los derechos que como trabajadores les correspond a pues. hasta entonces hab an sido considerados como simples profesionales liberales Capseta 1998 p 99. De trabajador de tendencia o de trabajador de tendencia le califica reiteradamente Segal s 2000 por. ejemplo p 98,Rafael D az Arias 5, La relaci n laboral informativa en Derecho de la Informaci n Ariel Barcelona 2003 ISBN. 84 344 1295 0 pp 237 272, acreditaci n para el ejercicio profesional a los profesionales15 Pero en lo que hay. consenso general es que para ser considerado profesional se requiere que la actividad. informativa constituya la ocupaci n principal y remunerada En los t rminos de la. propuesta de un Estatuto Profesional realizada por el Foro de Organizaciones de. Periodistas de Espa a16 se considera como informador y por tanto titular de derechos. profesionales a, a todo aquel que tiene por ocupaci n principal y remunerada la obtenci n. elaboraci n tratamiento y difusi n por cualquier medio de informaci n de actualidad en. formato literario gr fico audiovisual o multimedia con independencia del tipo de relaci n. contractual que pueda mantener con una o varias empresas instituciones o. asociaciones 17, En resumen los derechos del informador se proyectan y se ven condicionados. por una relaci n laboral Hacer abstracci n de este hecho y equiparar sus facultades. espec ficas con las de los profesionales liberales es incurrir en un desenfoque que. impide comprender los problemas con que para ejercer esos derechos se encuentran a. concepci n institucional o liberal democr tica 8 Voyenne Bernard La presse dans la societ contemporaine Colin Par a 1962 p 112 sostiene el car cter liberal de esta profesi n aunque reconoce su condici n de trabajador asalariado Rafael D az Arias La relaci n laboral informativa en Derecho de la Informaci n Ariel Barcelona 2003 ISBN 3 84 344 1295 0 pp 237 272 una

Related Books