El Horror de Dunwich WordPress com

El Horror De Dunwich Wordpress Com-Free PDF

  • Date:19 May 2020
  • Views:46
  • Downloads:0
  • Pages:57
  • Size:314.83 KB

Share Pdf : El Horror De Dunwich Wordpress Com

Download and Preview : El Horror De Dunwich Wordpress Com


Report CopyRight/DMCA Form For : El Horror De Dunwich Wordpress Com


Transcription:

Acerca Lovecraft, Howard Phillips Lovecraft was an American author of fantasy horror. and science fiction He is notable for blending elements of science fiction. and horror and for popularizing cosmic horror the notion that some. concepts entities or experiences are barely comprehensible to human. minds and those who delve into such risk their sanity Lovecraft has be. come a cult figure in the horror genre and is noted as creator of the. Cthulhu Mythos a series of loosely interconnected fictions featuring a. pantheon of nonhuman creatures as well as the famed Necronomicon. a grimoire of magical rites and forbidden lore His works typically had a. tone of cosmic pessimism regarding mankind as insignificant and po. werless in the universe Lovecraft s readership was limited during his li. fe and his works particularly early in his career have been criticized as. occasionally ponderous and for their uneven quality Nevertheless Lo. vecraft s reputation has grown tremendously over the decades and he is. now commonly regarded as one of the most important horror writers of. the 20th Century exerting an influence that is widespread though often. indirect Source Wikipedia,Also available on Feedbooks for Lovecraft. La Llamada de Cthulhu 1926, Copyright This work is available for countries where copyright is Li. Note This book is brought to you by Feedbooks,http www feedbooks com. Strictly for personal use do not use this file for commercial purposes. Cap tulo 1, Cuando el que viaja por el norte de la regi n central de Massachusetts se.
equivoca de direcci n al llegar al cruce de la carretera de Aylesbury nada. m s pasar Dean s Corners ver que se adentra en una extra a y apenas. poblada comarca El terreno se hace m s escarpado y las paredes de pie. dra cubiertas de maleza van encajonando cada vez m s el sinuoso cami. no de tierra Los rboles de los bosques son all de unas dimensiones ex. cesivamente grandes y la maleza las zarzas y la hierba alcanzan una. frondosidad rara vez vista en las regiones habitadas Por el contrario los. campos cultivados son muy escasos y ridos mientras que las pocas ca. sas diseminadas a lo largo del camino presentan un sorprendente aspec. to uniforme de decrepitud suciedad y ruina Sin saber exactamente por. qu uno no se atreve a preguntar nada a las arrugadas y solitarias figu. ras que de cuando en cuando se ve escrutar desde puertas medio derr. uidas o desde pendientes y rocosos prados Esas gentes son tan silencio. sas y hura as que uno tiene la impresi n de verse frente a un rec ndito. enigma del que m s vale no intentar averiguar nada Y ese sentimiento. de extra o desasosiego se recrudece cuando desde un alto del camino. se divisan las monta as que se alzan por encima de los tupidos bosques. que cubren la comarca Las cumbres tienen una forma demasiado ovala. da y sim trica como para pensar en una naturaleza apacible y normal y. a veces pueden verse recortados con singular nitidez contra el cielo unos. extra os c rculos formados por altas columnas de piedra que coronan la. mayor a de las cimas monta osas, El camino se halla cortado por barrancos y gargantas de una profundi. dad incierta y los toscos puentes de madera que los salvan no ofrecen. excesivas garant as al viajero Cuando el camino inicia el descenso se. atraviesan terrenos pantanosos que despiertan instintivamente una hon. da repulsi n y hasta llega a invadirle al viajero una sensaci n de miedo. cuando al ponerse el sol invisibles chotacabras comienzan a lanzar estri. dentes chillidos y las luci rnagas en anormal profusi n se aprestan a. danzar al ritmo bronco y atrozmente mon tono del horr sono croar de. los sapos Las angostas y resplandecientes aguas del curso superior del. Miskatonic adquieren una extra a forma serpenteante mientras discu. rren al pie de las abovedadas cumbres monta osas entre las que nace. A medida que el viajero va acerc ndose a las monta as repara m s en. sus frondosas vertientes que en sus cumbres coronadas por altas piedras. Las vertientes de aquellas monta as son tan escarpadas y sombr as que. uno desear a que se mantuviesen a distancia pero tiene que seguir ade. lante pues no hay camino que permita eludirlas P asado un puente cub. ierto puede verse un pueblecito que se encuentra agazapado entre el cur. so del r o y la ladera cortada a pico de Round Mountain y el viajero se. maravilla ante aquel pu ado de techumbres de estilo holand s en ruino. so estado que hacen pensar en un per odo arquitect nico anterior al de. la comarca circundante Y cuando se acerca m s no resulta nada tranqui. lizador comprobar que la mayor a de las casas est n desiertas y medio. derruidas y que la iglesia con el chapitel quebrado alberga ahora el. nico y destartalado establecimiento mercantil de toda la aldea El sim. ple paso del tenebroso t nel del puente infunde ya cierto temor pero. tampoco hay manera de evitarlo Una vez atravesado el t nel es dif cil. que a uno no le asalte la sensaci n de un ligero hedor al pasar por la calle. principal y ver la descomposici n y la mugre acumuladas a lo largo de. siglos Siempre resulta reconfortante salir de aquel lugar y siguiendo el. angosto camino que discurre al pie de las monta as cruzar la llanura. que se extiende una vez traspuestas las cumbres monta osas hasta vol. ver a desembocar en la carretera de Aylesbury, Una vez all es posible que el viajero se entere de que ha pasado por. Apenas se ven forasteros en Dunwich y tras los horrores padecidos en. el pueblo todas las se ales que indicaban c mo llegar hasta l han desa. parecido del camino No obstante ser una regi n de singular belleza se. g n los c nones est ticos en boga no atrae para nada a artistas ni a vera. neantes Hace dos siglos cuando a la gente no se le pasaba por la cabeza. re rse de brujer as cultos sat nicos o siniestros seres que poblaban los. bosques daban muy buenas razones para evitar el paso por la localidad. Pero en los racionales tiempos que corren silenciado el horror que se. desat sobre Dunwich en 1928 por quienes procuran por encima de todo. el bienestar del pueblo y del mundo la gente elude el pueblo sin saber. exactamente por qu raz n Quiz el motivo de ello radique aunque. no puede aplicarse a los forasteros desinformados en que los naturales. de Dunwich se han degradado de forma harto repulsiva habiendo reba. sado con mucho esa senda de regresi n tan com n a muchos apartados. rincones de Nueva Inglaterra Los vecinos de Dunwich han llegado a. constituir un tipo racial propio con estigmas f sicos y mentales de dege. neraci n y endogamia bien definidos Su nivel medio de inteligencia es. incre blemente bajo mientras que sus anales despiden un apestoso tufo a. perversidad y a asesinatos semiencubiertos a incestos y a infinidad de. actos de indecible violencia y maldad La aristocracia local representada. por los dos o tres linajes familiares que vinieron procedentes de Salem en. 1692 ha logrado mantenerse algo por encima del nivel general de dege. neraci n aunque numerosas ramas de tales linajes acabaron por sumirse. tanto entre la s rdida plebe que s lo restan sus apellidos como recorda. torio del origen de su desgracia Algunos de los Whateley y de los. Bishop siguen a n enviando a sus primog nitos a Harvard y Miskatonic. pero los j venes que se van rara vez regresan a las semiderruidas te. chumbres de estilo holand s bajo las que tanto ellos como sus antepasa. dos nacieron y crecieron, Nadie ni siquiera quienes conocen los motivos por los que se desat el. reciente horror puede decir qu le ocurre a Dunwich aunque las viejas. leyendas aluden a idol tricos ritos y c nclaves de los indios en los que. invocaban misteriosas figuras provenientes de las grandes monta as re. matadas en forma de b veda al tiempo que oficiaban salvajes rituales. orgi sticos contestados por estridentes crujidos y fragores salidos del in. terior de las monta as En 1747 el reverendo Abijah Hoadley reci n in. corporado a su ministerio en la iglesia congregacional de Dunwich pre. dic un memorable serm n sobre la amenaza de Satan s y sus demonios. que se cern a sobre la aldea en el que entre otras cosas dijo. No puede negarse que semejantes monstruosidades integrantes de un. infernal cortejo de demonios son fen menos harto conocidos como para. intentar negarlos Las imp as voces de Azazel y de Buzrael de Belceb y. de Belial las oyen hoy saliendo de la tierra m s de una veintena de testi. gos de toda confianza Y hasta yo mismo no har m s de dos semanas. pude escuchar toda una alocuci n de las potencias infernales detr s de. mi casa Los chirridos redobles quejidos gritos y silbidos que all se o. an no pod an proceder de nadie de este mundo eran de esos sonidos que. s lo pueden salir de rec nditas simas que nicamente a la magia negra le. es dado descubrir y al diablo penetrar, No hab a pasado mucho tiempo desde la lectura de este serm n cuan. do el reverendo Hoadley desapareci sin que se supiera m s de l si. bien sigue conserv ndose el texto del serm n impreso en Springfield. No hab a a o en que no se oyese y diese cuenta de estrepitosos fragores. en el interior de las monta as y a n hoy tales ruidos siguen sumiendo. en la mayor perplejidad a ge logos y fisi grafos, Otras tradiciones hacen referencia a f tidos olores en las inmediacio.
nes de los c rculos de rocosas columnas que coronan las cumbres monta. osas y a entes et reos cuya presencia puede detectarse difusamente a. ciertas horas en el fondo de los grandes barrancos mientras otras leyen. das tratan de explicarlo todo en funci n del Devil s Hop Yard una lade. ra totalmente bald a en la que no crecen ni rboles ni matorrales ni hier. ba alguna Por si fuera poco los naturales del lugar tienen un miedo cer. val a la algarab a que arma en las c lidas noches la legi n de chotacabras. que puebla la comarca Afirman que tales p jaros son psicopompos1 que. est n al acecho de las almas de los muertos y que sincronizan al un sono. sus pavorosos chirridos con la jadeante respiraci n del moribundo Si. consiguen atrapar el alma fugitiva en el momento en que abandona el. cuerpo se ponen a revolotear al instante y prorrumpen en diab licas riso. tadas pero si ven frustradas sus intenciones se sumen poco a poco en el. Claro est que dichas historias ya no se oyen y no hay quien crea en. ellas pues datan de tiempos muy antiguos Dunwich es un pueblo incre. blemente viejo mucho m s que cualquier otro en treinta millas a la re. donda Al sur a n pueden verse las paredes del s tano y la chimenea de. la antiqu sima casa de los Bishop construida con anterioridad a 1700 en. tanto que las ruinas del molino que hay en la cascada construido en. 1806 constituyen la pieza arquitect nica m s reciente de la localidad La. industria no arraig en Dunwich y el movimiento fabril del siglo XIX re. sult ser de corta duraci n en la localidad Con todo lo m s antiguo son. las grandes circunferencias de columnas de piedra toscamente labradas. que hay en las cumbres monta osas pero esta obra se atribuye por lo ge. neral m s a los indios que a los colonos Restos de cr neos y huesos hu. manos hallados en el interior de dichos c rculos y en tomo a la gran roca. en forma de mesa de Sentinel Hill apoyan la creencia de que tales luga. res fueron en otras pocas enterramientos de los indios pocumtuk aun. cuando numerosos etn logos obviando la pr ctica imposibilidad de tan. disparatada teor a siguen empe ados en creer que se trata de restos. cauc sicos, 1 Conductores de almas al reino de los muertos N del T. Cap tulo 2, Fue en el t rmino municipal de Dunwich en una granja grande y parc. ialmente deshabitada levantada sobre una ladera a cuatro millas del pue. blo y a una media de la casa m s cercana donde el domingo 2 de febrero. de 1913 a las 5 de la ma ana naci Wilbur Whateley La fecha se recuer. da porque era el d a de la Candelaria que los vecinos de Dunwich curio. samente observan bajo otro nombre y adem s por el fragor de los rui. dos que se oyeron en la monta a y por el alboroto de los perros de la co. marca que no cesaron de ladrar en toda la noche Tambi n cabe hacer no. tar aunque ello tenga menos importancia que la madre de Wilbur perte. nec a a la rama degradada de los Whateley Era una albina de treinta y. cinco a os de edad un tanto deforme y sin el menor atractivo que viv a. en compa a de su anciano y medio enloquecido padre de quien duran. te su juventud corrieron los m s espantosos rumores sobre actos de bru. jer a Lavinia Whateley no ten a marido conocido pero siguiendo la cos. tumbre de la comarca no hizo nada por repudiar al ni o y en cuanto a la. paternidad del reci n nacido la gente pudo y as lo hizo especular a. su gusto La madre estaba extra amente orgullosa de aquella criatura de. tez morena y facciones de chivo que tanto contrastaba con su enfermizo. semblante y sus ros ceos ojos de albina y cuentan que se la oy susurrar. multitud de extra as profec as sobre las extraordinarias facultades de. que estaba dotado el ni o y el impresionante futuro que le aguardaba. Lavinia era muy capaz de decir tales cosas pues de siempre hab a sido. una criatura solitaria a quien encantaba correr por las monta as cuando. se desataban atronadoras tormentas y que gustaba de leer los volumino. sos y a ejos libros que su padre hab a heredado tras dos siglos de exis. tencia de los Whateley libros que empezaban a caerse a pedazos de puro. viejos y apolillados En su vida hab a ido a la escuela pero. El Horror de Dunwich Lovecraft Howard Phillips Published 1928 Categorie s Fiction Horror Short Stories Source Feedbooks 1 Acerca Lovecraft Howard Phillips Lovecraft was an American author of fantasy horror and science fiction He is notable for blending elements of science fiction and horror and for popularizing cosmic horror the notion that some concepts entities or experiences

Related Books