Dedicar la primera conferencia a la oposici n levedad

Dedicar La Primera Conferencia A La Oposici N Levedad-Free PDF

  • Date:13 Sep 2020
  • Views:4
  • Downloads:0
  • Pages:13
  • Size:587.31 KB

Share Pdf : Dedicar La Primera Conferencia A La Oposici N Levedad

Download and Preview : Dedicar La Primera Conferencia A La Oposici N Levedad


Report CopyRight/DMCA Form For : Dedicar La Primera Conferencia A La Oposici N Levedad


Transcription:

mente advert que entre los hechos de la vida que hubieran de brotar en el monte Helic n la fuente donde beben las Musas. bido ser mi materia prima y la agilidad nerviosa e incisiva que En algunas versiones del mito Perseo montar el maravilloso. yo quer a dar a mi escritura hab a una divergencia que cada Pegaso caro a las Musas nacido de la sangre maldita de la Me. vez me costaba m s esfuerzo superar Quiz s lo entonces esta dusa Por lo dem s tambi n las sandalias aladas proven an. ba descubriendo la pesadez la inercia la opacidad del mundo del mundo de los monstruos Perseo las hab a recibido de las. caracter sticas que se adhieren r pidamente a la escritura si no hermanas de la Medusa las de un solo ojo las Greas En. se encuentra la manera de evitarlas cuanto a la cabeza cercenada Perseo no la abandona la lleva. En ciertos momentos me parec a que el mundo se iba vol consigo escondida en un saco cuando sus enemigos est n a. viendo de piedra una lenta petrificaci n m s o menos avanza punto de vencerlo le basta mostrarla alz ndola por la cabelle. da seg n las personas y los lugares pero de la que no se salvaba ra de serpientes y el despojo sanguinolento se convierte en un. ning n aspecto de la vida Era como si nadie pudiera esquivar arma invencible en la mano del h roe un arma que no usa. la mirada inexorable de la Medusa sino en casos extremos y s lo contra quien merece el castigo. El nico h roe capaz de cortar la cabeza de la Medusa es de convertirse en la estatua de s mismo Aqu sin duda el. Perseo que vuela con sus sandalias aladas Perseo que no mira mito quiere decirme algo algo que est impl cito en las im ge. el rostro de la Gorgona sino s lo a su imagen reflejada en el es nes y que no se puede explicar de otra manera Perseo consi. cudo de bronce Y en este momento cuando empezaba a sen gue dominar ese rostro temible manteni ndolo oculto as. tirme atenazado por la piedra como me sucede cada vez que como lo hab a vencido antes mir ndolo en el espejo La fuerza. intento una evocaci n hist rico autobiogr fica Perseo acude de Perseo est siempre en un rechazo de la visi n directa pero. de nuevo en mi ayuda M s vale dejar que mi explicaci n se no en un rechazo de la realidad del mundo de los monstruos. componga de las im genes de la mitolog a Para cortar la cabe en el que le ha tocado vivir una realidad que lleva consigo que. za de la Medusa sin quedar petrificado Perseo se apoya en lo asume como carga personal. m s leve que existe los vientos y las nubes y dirige la mirada Sobre la relaci n entre Perseo y la Medusa podemos apren. hacia lo que nicamente puede revel rsele en una visi n indi der algo m s leyendo a Ovidio en las Metamorfosis Perseo gana. recta en una imagen cautiva en un espejo Inmediatamente una nueva batalla mata con su espada a un monstruo marino. siento la tentaci n de encontrar en este mito una alegor a de libera a Andr meda Y decide hacer lo que cualquiera de noso. la relaci n del poeta con el mundo una lecci n del m todo tros har a despu s de semejante faena lavarse las manos En. para seguir escribiendo Pero s que toda interpretaci n em este caso su problema es d nde posar la cabeza de la Medusa. pobrece el mito y lo ahoga con los mitos no hay que andar con Y aqu Ovidio explica en versos IV 740 752 que me parecen. prisa es mejor dejar que se depositen en la memoria detener extraordinarios cu nta delicadeza de alma se necesita para ser. se a meditar en cada detalle razonar sobre lo que nos dicen un Perseo vencedor de monstruos. sin salir de su lenguaje de im genes La lecci n que podemos Para que la spera arena no da e la cabeza de serpentina. extraer de un mito reside en la literalidad del relato no en lo cabellera anguiferumque caput dura ne laedat harena Perseo. que a adimos nosotros desde fuera mulle el suelo cubri ndolo con una capa de hojas extiende. La relaci n entre Perseo y la Gorgona es compleja no ter encima unas ramitas nacidas bajo el agua y en ellas posa boca. mina con la decapitaci n del monstruo De la sangre de la Me abajo la cabeza de la Medusa Me parece que la levedad de la. dusa nace un caballo alado Pegaso la pesadez de la piedra que Perseo es el h roe no podr a estar mejor representada que. puede convertirse en su contrario de una coz Pegaso hace con este gesto de refrescante cortes a hacia ese ser monstruoso. 1 Seis propuestas para el pr ximo milenio Levedad 17. y aterrador aunque tambi n en cierto modo deteriorable fr del Vivir no s lo de la condici n de opresi n desesperada y. gil Pero lo m s inesperado es el milagro que sigue las ramitas all pervading que ha tocado en suerte a su desventurado pa s. marinas en contacto con la Medusa se transforman en corales sino de una condici n humana que nos es com n aunque no. y para adornarse con ellos acuden las ninfas que acercan rami sotros seamos infinitamente m s afortunados El peso del vivir. tas y algas a la terrible cabeza para Kundera est en toda forma de constricci n la tupida red. Este encuentro de im genes en el que la sutil gracia del coral de constricciones p blicas y privadas que termina por envolver. roza la feroz atrocidad de la Gorgona tambi n est tan cargado toda existencia con nudos cada vez m s apretados S novela. de sugestiones que no quisiera echarlo a perder intentando co nos demuestra c mo en la vida todo lo que elegimos y aprecia. mentarios o interpretaciones Lo que puedo hacer es acercar a mos por su levedad no tarda en revelar su propio peso insoste. estos versos de Ovidio los de un poeta moderno el Piccolo tes nible Quiz s lo la vivacidad y la movilidad de la inteligencia. tamento de Eugenio Montale en el que encontramos igual escapan a esta condena virtudes que distinguen a esa novela. mente elementos sutil simos que son como emblemas de su que pertenecen a un universo distinto del universo del vivir. poes a traccia madreperlacea di lumaca o smeriglio di vetro En los momentos en que el reino de lo humano me parece. calpestato huella nacarada de caracol o esmeril de vidrio pi condenado a la pesadez pienso que deber a volar como Per. soteado frente a un espantoso monstruo infernal un Lucifer seo a otro espacio No hablo de fugas al sue o o a lo irracional. de alas bituminosas que se abate sobre las capitales de Occiden Quiero decir que he de cambiar mi enfoque he de mirar el. te Jam s evoc Montale como en este poema escrito en 1953 mundo con otra ptica otra l gica otros m todos de conoci. una visi n tan apocal ptica pero lo que sus versos ponen en pri miento y de verificaci n Las im genes de levedad que busco. mer plano son las m nimas huellas luminosas que contrapone a no deben dejarse disolver como sue os por la realidad del pre. la oscura cat strofe Conservane la cipria nello specchietto sente y del futuro. quando spenta ogni lampada la sardana si fara infernale En el universo infinito de la literatura se abren siempre. Conserva su polvo en el espejito cuando apagadas todas las otras v as que explorar nov simas o muy antiguas estilos y for. l mparas la sardana sea infernal Pero c mo podemos es mas que pueden cambiar nuestra imagen del mundo Pero si. perar salvarnos en lo que es m s fr gil Este poema de Montale la literatura no basta para asegurarme que no hago sino perse. es una profesi n de fe en la persistencia de lo que parece m s guir sue os busco en la ciencia alimento para mis visiones en. destinado a perecer y en los valores morales depositados en las las que toda pesadez se disuelve. huellas m s tenues II tenue bagliore strofinato laggi non Hay todas las ramas de la ciencia parecen querer demostrar. era quello d un fiammifero El tenue fulgor restregado all nos que el mundo se apoya en entidades sutil simas como los. abajo no era el de un f sforo mensajes del ADN los impulsos de las neuronas los quarks. Para poder hablar de nuestra poca he tenido pues que los neutrinos errantes en el espacio desde el comienzo de los. dar un largo rodeo evocar la fr gil Medusa de Ovidio y el bitu tiempos. minoso Lucifer de Montale Es dif cil para un novelista repre Adem s la inform tica Es cierto que el software no podr a. sentar su idea de la levedad con ejemplos tomados de la vida ejercitar los poderes de su levedad sin la pesadez del hardware. contempor nea si no se la convierte en el objeto inalcanzable pero el software es el que manda el que act a sobre el mundo. de una qu te sin fin Es lo que ha hecho con evidencia e inme exterior y sobre las m quinas que existen s lo en funci n del. diatez Milan Kundera Su novela L a insoportable levedad del seres software se desarrollan para elaborar programas cada vez m s. en realidad una amarga constataci n de la Ineluctable Pesadez complejos La segunda revoluci n industrial no se presenta. 18 Seis propuestas para el pr ximo milenio Levedad 19. como la primera con im genes aplastantes como laminadoras He citado ya las Metamorfosis de Ovidio otro poema enciclo. o coladas de acero sino como los bits de un flujo de informa p dico escrito unos cincuenta a os m s tarde que el de Lucre. ci n que corre por circuitos en forma de impulsos electr ni cio que parte no ya de la realidad f sica sino de las f bulas mi. cos Las m quinas de hierro siguen existiendo pero obedecen tol gicas Tambi n para Ovidio todo puede transformarse en. a los bits sin peso nuevas formas tambi n para Ovidio el conocimiento del mun. do es disoluci n de la compacidad del mundo tambi n para. Ovidio hay una paridad esencial entre todo lo que existe con. Es leg timo extrapolar del discurso de las ciencias una imagen tra toda jerarqu a de poderes y de valores Si el mundo de Lu. del mundo que corresponda a mis deseos Si la operaci n que crecio est hecho de tomos inalterables el de Ovidio est. estoy intentando me atrae es porque siento que podr a reto hecho de cualidades de atributos de formas que definen la di. mar un hilo muy antiguo de la historia de la poes a versidad de cada cosa cada planta cada animal cada persona. De rerum natura de Lucrecio es la primera gran obra de poe pero stas no son sino tenues envolturas de una sustancia co. s a en la que el conocimiento del mundo se convierte en diso m n que si la agita una profunda pasi n puede transformarse. luci n de la compacidad del mundo en percepci n de lo infi en lo m s distinto de cuanto hay. nitamente min sculo y m vil y leve Lucrecio quiere escribir el Ovidio despliega su incomparable talento cuando sigue la. poema de la materia pero en seguida nos advierte de que la continuidad del paso de una forma a otra cuando cuenta. verdadera realidad de esa materia est hecha de corp sculos c mo una mujer advierte que se est transformando en azufai. invisibles Es el poeta de la concreci n f sica vista en su sustan fo los pies se le clavan en la tierra una corteza tierna sube. cia permanente e inmutable pero lo primero que nos dice es poco a poco y le ci e las ingles trata de soltar sus cabellos y. que el vac o es tan concreto como los cuerpos s lidos La ma descubre su mano llena de hojas O cuando habla de los dedos. yor preocupaci n de Lucrecio parece ser la de evitar que el de Aracne agil simos cuando cardan e hilan la lana cuando. peso de la materia nos aplaste En el momento de establecer hacen girar el huso y mueven la aguja de bordar y que de. las rigurosas leyes mec nicas que determinan todo el acaecer pronto vemos alargarse en delgadas patas de ara a que empie. siente la necesidad de dejar que los tomos puedan desviarse zan a tejer su tela. imprevisiblemente de la l nea recta con el fin de garantizar la Tanto en Lucrecio como en Ovidio la levedad es una mane. libertad tanto a la materia como a los seres humanos La poe ra de ver el mundo fundada en la filosof a y en la ciencia las. s a de lo invisible la poes a de las infinitas potencialidades im doctrinas de Epicuro para Lucrecio las doctrinas de Pit goras. previsibles as como la poes a de la nada nacen de un poeta para Ovidio un Pit goras que tal como nos lo presenta Ovi. que no tiene dudas sobre la fisicidad del mundo dio se parece mucho a Buda Pero en ambos casos la levedad. Esta pulverizaci n de la realidad se extiende tambi n a los es algo que se crea en la escritura con los medios ling sticos. aspectos visibles y ah es donde descuella la calidad po tica de propios del poeta independientemente de la doctrina del fil. Lucrecio las part culas de polvo que se arremolinan en un sofo que el poeta declara profesar. rayo de sol dentro de un aposento a oscuras II 114 124 las. min sculas conchas todas iguales y todas diferentes que la ola. empuja indolente sobre bibula harena la arena que se embebe Con lo que llevo dicho hasta aqu me parece que empieza a. II 374 376 las telara as que cuando andamos nos envuel precisarse el concepto de levedad espero ante todo haber de. ven sin que nos demos cuenta III 381 390 mostrado que existe una levedad del pensar as como todos sa. 20 I Seis propuestas para el pr ximo milenio Levedad 21. bemos que existe una levedad de lo fr volo m s a n la leve de p rfido que all hay y los sarc fagos y la puerta de San Juan. dad del pensar puede hacernos parecer pesada y opaca la fri que cerrada estaba lleg micer Betto con su grupo a caballo por. volidad la plaza de Santa Reparata y al ver a Guido entre las sepulturas. Nada ilustra mejor esta idea que un cuento del Decamer n dijeron Vamos a gastarle una broma y espoleando los caba. VI 9 donde aparece el poeta florentino Guido Cavalcanti llos se le echaron encima a guisa de festivo asalto casi antes de. Boccaccio nos presenta a Cavalcanti como un austero fil sofo que se diera cuenta y empezaron a decirle. que se pasea meditando entre los sepulcros de m rmol de Guido te niegas a ser de nuestro grupo pero cuando hayas. 18 Seis propuestas para el pr ximo milenio del Vivir no s lo de la condici n de opresi n desesperada y all pervading que ha tocado en suerte a su desventurado pa s sino de una condici n humana que nos es com n aunque no sotros seamos infinitamente m s afortunados El peso del vivir para Kundera est en toda forma de constricci n la tupida red de constricciones p blicas y

Related Books