DE LA INFANTER A ALEMANA 1941 1944

De La Infanter A Alemana 1941 1944-Free PDF

  • Date:11 Jan 2021
  • Views:0
  • Downloads:0
  • Pages:37
  • Size:207.63 KB

Share Pdf : De La Infanter A Alemana 1941 1944

Download and Preview : De La Infanter A Alemana 1941 1944


Report CopyRight/DMCA Form For : De La Infanter A Alemana 1941 1944


Transcription:

Agradecimientos 9,Introducci n 13,1 La Wehrmacht y la sociedad alemana 47. 2 Preparativos para la guerra 71, 3 Atacar con un feroz esp ritu ofensivo y provocar. una tormenta de fuego y destrucci n La fase inicial de. la Operaci n Barbarroja 101,4 Valdr la pena seguir con esto La marcha hacia. Leningrado 133, 5 Se trata nicamente de saber d nde van a morir de. hambre los civiles y no de si morir n o no La 121, divisi n de infanter a y la ocupaci n de Pavlovsk 171.
6 El fracaso de la Operaci n Barbarroja la fusi n de ideo. log a y cultura militar 219, 7 La ofensiva sovi tica del invierno de 1942 Demiansk y. el r o V ljov 241, 8 La gente le gritaba al int rprete que prefer an que. les pegaran un tiro a que los dejaran morir de hambre. La evoluci n del concepto de imperativo militar 265. 9 De desastre en desastre La guerra de desgaste en el. noroeste de Rusia 307,8 LA GUERRA DE LA INFANTER A ALEMANA 1941 1944. 10 Tenemos que luchar hasta el final so oder so Combate. y reconstrucci n del Grupo de Ej rcitos Norte 335, 11 Una ocupaci n m s racional Las contradicciones del. imperativo militar 361, 12 Como desdichados representantes del desdichado si.
glo xx hemos arrasado todos los pueblos La retirada. hasta la L nea Panther y la t ctica de la tierra quemada 389. Conclusi n 407,Bibliograf a 429,Fuentes de las fotograf as 459. INTRODUCCI N,I La guerra de la infanter a, Esta campa a es una guerra para el soldado de infanter a l ser. el que conquiste y conserve los territorios l ser el que peine los bos. ques el que asegure las l neas de suministro el que gane la guerra Esto. era lo que escrib a el teniente Schmidt un miembro de la 121 divisi n. de infanter a DI prusiana oriental a principios de agosto de 1941 1 Su. valoraci n de la Operaci n Barbarroja como una campa a de infante. r a era desde luego acertada aunque el xito global de la operaci n. depend a principalmente de la actuaci n de la lite motorizada y me. canizada de la Wehrmacht 2 107 de las 139 divisiones que invadieron la. Uni n Sovi tica avanzaron hacia sus objetivos dependiendo casi exclu. sivamente de un transporte con mulas y caballos para el suministro de. materiales y provisiones 3 La cita revela la importancia del Landser indi. vidual en las labores b licas alemanas a pesar del inter s contempor. neo caso exclusivo en las unidades acorazadas que avanzaban por las. estepas del estado sovi tico una fijaci n que de hecho ha persistido. hasta el d a de hoy fue el soldado de infanter a alem n el que sopor. t lo peor del combate sobre todo por el enorme desgaste que la in. fanter a sufri a manos de las divisiones acorazadas enemigas que. las debilit terriblemente a finales de a o 4 Sin embargo el teniente. Schmidt no se refer a nicamente a los objetivos militares tradicionales. tales como destruir las fuerzas enemigas y conquistar un territorio. 14 LA GUERRA DE LA INFANTER A ALEMANA 1941 1944, Debido a la apuesta al todo o nada del Alto Mando alem n seg n la. cual el estado sovi tico deb a caer aplastado en el transcurso de unas. pocas semanas de combates l y otros soldados de a pie se vieron obli. gados a emprender tareas que normalmente est n destinadas a las uni. dades de retaguardia como la obligaci n de asegurar las comunicacio. nes y las l neas de suministros entre el frente y sus caravanas log sticas as. como apresar a los miles de soldados del Ej rcito Rojo que andaban. desperdigados y perdidos tras el avance de los blindados alemanes 5. Esta modalidad b lica tan extra a la guerra de partisanos ator. ment a los invasores desde el mismo principio de la campa a como. dej claro el teniente Schmidt en su diario El segundo d a de la opera. ci n despotric contra la guerrilla y dijo que parec an dispararnos. desde cada casa del pueblo de Vilkoviszki Algunos miembros de su. regimiento el 405 de infanter a respondieron de la manera violenta. pero habitual exigida por el Alto Mando alem n Dado que hab a que. incendiar todas las casas desde las que la guerrilla nos atacaba vilmente. casi toda la ciudad qued arrasada por las llamas al atardecer 6. Cuando se examina en conjunto el contexto de la invasi n esas. dos entradas del diario ilustran la naturaleza dual de la invasi n de la. Uni n Sovi tica a manos de la infanter a alemana por una parte las. circunstancias particulares de esta campa a la obligaron a asumir nume. rosos papeles distintos adem s de la tarea principal y extraordinaria. mente compleja de luchar contra el Ej rcito Rojo mientras que por. otro lado su propio mando pol tico y militar la consideraba el soste. nedor de inexorables valores raciales en una guerra ideol gica que. exig a bajo cualquier circunstancia la destrucci n total del sistema. judeo bolchevique 7 En muchos sentidos esas dos entradas del diario. transcritas por el teniente enmarcan y explican la guerra de la infanter a. alemana en la Uni n Sovi tica, Los historiadores han proporcionado excelentes panoramas y an. lisis de las acciones de la Wehrmacht durante el per odo que va desde. que se desataron las hostilidades hasta el final de la crisis invernal de. 1941 1942 y han examinado las distintas facetas operativas ideol gicas. y econ micas de la guerra 8 Por desgracia el resto de la guerra en la. Uni n Sovi tica no ha recibido la misma atenci n ni se ha investigado. JEFF RUTHERFORD 15, con la misma dedicaci n y los giros y recovecos de la pol tica militar y.
su comportamiento desde 1942 hasta 1944 resultan mucho m s dif ciles. de analizar y visualizar 9 Las tareas a las que tuvo que hacer frente la in. fanter a alemana se multiplicaban a medida que avanzaba la contienda. Desde luego su responsabilidad primera y m s importante sigui siendo. el combate pero a medida que el conflicto se transformaba y de ser un. proceso de avance se tornaba en una sucesi n de aterradoras batallas. defensivas las unidades de combate en el frente se vieron obligadas a. cargar con la tarea de ocupar ciudades pueblos y aldeas durante largos. per odos de tiempo y eran tareas que nadie en el seno del ej rcito hab a. siquiera planeado antes de la invasi n debido a la creencia general de. que la campa a se resolver a en el plazo de unos cuantos meses Enton. ces cuestiones tales como mejorar la desesperada situaci n alimen. taria de los civiles rusos evacuados se convirtieron en problemas con los. que ten an que lidiar las divisiones de combate mientras contemplaban. la miseria que ellos mismos hab an causado 10 Estas complej simas rela. ciones con los civiles que surgieron tras la conclusi n de la crisis inver. nal de principios de 1942 y que evolucionaron hasta resolverse en la. tierra quemada y la retirada de finales de 1943 y principios de 1944. subrayaban la contradicci n fundamental a la que tuvo que hacer frente. el Ostheer Ej rcito Oriental durante la segunda mitad de la guerra. Aunque la propaganda nazi retrataba a la poblaci n sovi tica como una. masa informe de seres infrahumanos que necesitaban ser borrados de las. p ginas de la Historia la nica posibilidad de victoria del ej rcito ale. m n resid a en la posibilidad de movilizar a esa misma poblaci n y con. vencerla de que luchara junto a las tropas alemanas. Tanto los prisioneros obligados a trabajos forzosos como las opera. ciones contra la guerrilla dejaban bien a las claras la contradicci n en la. pol tica de ocupaci n de la Wehrmacht y la interrelaci n entre esos dos. aspectos puso en marcha una espiral de violencia cada vez mayor en la. que los alemanes respondieron con una brutalidad y una agresividad. extremas contra los civiles sovi ticos devastando indiscriminadamente. grandes zonas del territorio sovi tico una acci n que a su vez oblig a. m s gente a huir de sus hogares y a unirse a la resistencia Al operar de. acuerdo con esl ganes tales como Donde hay un partisano guerrille. 16 LA GUERRA DE LA INFANTER A ALEMANA 1941 1944, ro hay un jud o y donde hay un jud o hay un partisano las pol ticas. antiguerrilleras de los alemanes con frecuencia no se distingu an de. otras pol ticas genocidas y paulatinamente fueron derivando hacia la. pol tica de tierra quemada que ejecutaron durante la retirada 11 As. pues en 1944 la abrumadora mayor a del ej rcito alem n hab a parti. cipado ya de un modo u otro en la guerra de aniquilaci n que se em. prendi en la Uni n Sovi tica 12, La primera cuesti n que se le plantea a todos los historiadores y no. solo a los que se ocupan de la Wehrmacht sino a todos los que estudian. el Tercer Reich es por qu los soldados alemanes se comportaron de ese. modo Fue verdaderamente importante el papel que desempe la. identificaci n con la ideolog a racial nazi en la motivaci n de las tro. pas 13 Existieron otras razones digamos razones econ micas o confor. mismo para que los alemanes no solo apoyaran el r gimen nazi sino. que actuaran positivamente para favorecerlo tanto en el interior de. Alemania como en el extranjero 14 Para los soldados de la Wehrmacht. estos temas se encontraban inextricablemente unidos no solo a factores. circunstanciales durante el establecimiento del violent simo Frente. Oriental sino tambi n a las pr cticas institucionales de la organizaci n. que controlaba sus vidas el propio ej rcito 15, Este ensayo centrar su mirada en tres divisiones de infanter a que. actuaron en el frente de guerra la 121 la 123 y la 126 y estudia. r sus combates y las pr cticas de ocupaci n con el fin de intentar. comprender no solo qu pol ticas y acciones llevaron a cabo el ej rcito. y sus soldados en la Uni n Sovi tica sino tambi n por qu lo hicieron. Esas unidades se han elegido por varias razones En primer lugar las tres. divisiones fueron movilizadas en la und cima oleada de octubre de. 1940 y llevaron a cabo sus primeras acciones durante la Operaci n. Barbarroja 16 Cada formaci n estaba constituida en torno a cuadros de. mando seleccionados de unidades preexistentes procedentes de los mis. mos distritos militares y se completaron con nuevos reclutamientos. Ninguna de esas divisiones pod a considerarse de lite y la mayor a. de los alistados proced an de levas civiles eran hombres normales que. pod an ser representativos de las comunidades que ellos denominar an. su pueblo 17,JEFF RUTHERFORD 17, En segundo lugar cada divisi n intent reclutar hombres de regio. nes concretas del Reich alem n El este de Prusia la zona de Berl n. Brandenburgo y Renania Westfalia eran los lugares de procedencia de. la 121 de la 123 y de la 126 respectivamente Esas zonas eran muy. diferentes entre s en cuanto a desarrollo econ mico confesiones reli. giosas y orientaci n pol tica y el reclutamiento territorial en regiones. tan diversas tuvo probablemente dos consecuencias importantes La. primera que esas divisiones de infanter a se convirtieron en microcos. mos que reproduc an geogr fica y culturalmente sus respectivas zonas. de procedencia de modo que las tropas pose an un bagaje cultural. distintivo que dejaban entrever en su comportamiento militar unos. antecedentes culturales y sociales tan dispares podr an explicar las dife. rencias en el comportamiento de las distintas unidades En segundo. lugar las tremendas devastaciones acaecidas en el frente dom stico o. frente interno durante la guerra afectaron a los soldados y sus con. ductas en el frente ruso de diversos modos y tambi n contribuye a. explicar el variado abanico de comportamientos que mostraron las tres. divisiones citadas 18, Y por ltimo cada unidad combati durante la mayor parte de la.
guerra en el Grupo de Ej rcitos Norte la 121 divisi n de infanter a. y la 126 se rindieron en Letonia cuando formaban parte del Grupo. Kurland en mayo de 1945 mientras que la 123 divisi n de infanter a. fue enviada a Ucrania en el oto o de 1943 donde acab desintegr n. dose durante los combates que tuvieron lugar al a o siguiente De los. tres grupos de ej rcitos que invadieron la Uni n Sovi tica el Grupo. de Ej rcitos Norte ha sido el que menos atenci n ha suscitado entre. los historiadores Tanto el Grupo Centro como el Sur obtuvieron. xitos espectaculares y tambi n sufrieron derrotas m s devastadoras. que sus compa eros del norte y en consecuencia han acaparado la. atenci n de los estudiosos y del p blico en general Con la excepci n. del asedio de Leningrado las pr cticas operativas e invasoras de los. ej rcitos del norte han recibido muy poca atenci n en comparaci n. con los dos grupos armados que combatieron en el sur 19 Aunque las. campa as del Grupo de Ej rcitos Norte no propiciaron batallas deci. sivas tales como las de Mosc Stalingrado o Kursk y aunque las. 18 LA GUERRA DE LA INFANTER A ALEMANA 1941 1944, autoridades de la ocupaci n militar no tuvieron que responsabilizar. se de una gran poblaci n jud a la experiencia de las tropas del norte. arroja luz sobre un asunto importante y relativamente ignorado las. pr cticas y las pol ticas de ocupaci n de las tropas en el frente y sus. interacciones con los civiles sovi ticos, El Grupo de Ej rcitos Norte ofrece los ejemplos m s llamativos. de una ocupaci n a largo plazo debido a la naturaleza de la guerra en. ese escenario Dichas experiencias las conoceremos en boca de los. soldados combatientes en la Uni n Sovi tica Con la excepci n del. avance de seis semanas a trav s de los estados b lticos durante el verano. de 1941 la guerra posicional que con frecuencia replic el estilo si no. la intensidad de las guerras de trincheras en el frente occidental du. desde cada casa del pueblo de Vilkoviszki Algunos miembros de su regimiento el 405 de infanter a respondieron de la manera violenta fanter a alemana se multiplicaban a medida que avanzaba la contienda Desde luego su responsabilidad primera y m s importante sigui siendo el combate pero a medida que el conflicto se transformaba y de ser un proceso de avance se tornaba en una

Related Books